No se puede conducir mirando siempre al retrovisor (al pasado)

No mires demasiado el retrovisor

Pensar mucho en el pasado es como conducir mirando el retrovisor.  Vamos… una auténtica locura. Me recuerda estas escenas de película en las que se ve a alguien (supuestamente) conduciendo y hablando con su acompañante. Entonces, le mira seductoramente durante unos segundos. ¡Haz tu eso en carretera! De entrada, en Leer más…