Prohibido email y spam

No te suscribas a esta web por correo

¡Buenas a todos! Si siguen los contenidos de EfectiVida, sabrán que, desde hace tiempo tengo una especie de “guerra” con las redes sociales, y que tampoco sigo los estándares del marketing online. Soy consciente de la utilidad de las diferentes técnicas para aumentar el alcance, pero también he visto bastantes contras.

Mi idea es compartir contenidos sin regalarlos a empresas abusivas con las que no termino de estar de acuerdo (Facebook, Instagram, TikTok…), al mismo tiempo que evito molestias a los usuarios. Además, todas estas empresas buscan obtener datos para después, traficar (literalmente) con ellos.

Por eso, recientemente, abrí el grupo de Telegram, y también potencié el canal que tenía en desuso. El objetivo a medio plazo es prescindir de todos los canales externos que pueda. 

Pues bien… ahora he dado un pasito más en la misma línea. 

Más de uno me va a tildar de loco, jejeje. 🤣🤣

Hasta ahora usaba Mailchimp para la newsletter, y alguna comunicación puntual. Como no uso Banners, ni popups, ni tampoco regalo contenidos “gancho” para conseguir las direcciones de correo de los usuarios, mi lista de correo es bastante pequeña (hablamos de 186 contactos activos).

La verdad es que a mí no me gusta estar navegando por páginas interesantes, y que de pronto me salga un cartelón para que me suscriba. Y como a mí no me gusta, tampoco se lo hago yo a los demás. Además, como ya he dicho, no estoy de acuerdo en que las redes sociales vayan recopilando los datos de la gente. Pero resulta que, en el fondo, eso era lo que yo hacía al pedir las direcciones de correo de los suscriptores. 

Y entonces… ¿qué he hecho?

Pues me he cargado la opción de suscribirse al blog que estaba en el pie de página. En vez de eso, he remitido a todo el que quiera estar al tanto de los contenidos de EfectiVida al canal de Telegram. He dudado entre el canal y el grupo, pero finalmente me he decidido por el canal por dos motivos: 

  1. El grupo no está teniendo la interacción que me gustaría, por más intentos y variaciones que hago. Además, cualquiera (ya sea en el canal o en el grupo), puede hablarme por el chat de Telegram. 
  2. Entiendo que, a nivel privacidad, es bastante más discreto el canal. Y como mi intención es molestar lo mínimo posible, creo que esta elección es la más consecuente. 

Como en otras ocasiones, este cambio no es definitivo. Todo dependerá de cómo vaya, y de cuáles sean mis propósitos futuros. Ahora mismo, puedo permitirme este tipo de movimientos gracias a que el blog no me da de comer, y sigue siendo más una pasión que un negocio. 

¿Qué les parece? Pueden ver por ustedes mismos el cambio mirando un poco más abajo (si no ven lo que les comento, recarguen la página).

Por cierto, quedo a su entera disposición para lo que pueda ayudar. Me pueden escribir usando el formulario de contacto, enviándome un correo a efectivida@efectivida.es, o usando el chat en Telegram, y estaré encantado de conversar.

¡Un saludo!

Comparte tu opinión