Todos tenemos luz. No es una luz real, pero, de alguna manera, los demás la pueden ver con más o menos claridad. Hay quien tiene más luz que otros, o bien consigue más alcance. Pero al final, todos tenemos luz.

El problema está en a dónde enfocamos la luz.

Hay quien la dirige a sí mismo, intentando hacerse notar. El resultado suele ser el contrario. Es como cuando colocamos una linterna en la barbilla, iluminando nuestro rostro en una noche oscura. Más allá de la gracieta, lo que parecemos es un fantasma, y hasta los niños huyen.

Otros la dirigen hacia los demás, directa, sin tapujos, dejando claro que saben de esto o de lo otro. Pero nuevamente, el resultado es negativo. En vez iluminar, deslumbran, y si la víctima no lo remedia apartando la mirada, terminan por hacer daño, más que bien.

Por supuesto, siempre hay quien, como faro protector, ilumina los peligros, nos dirige con su luz. Estos, hasta cuando están apagados, son bonitos.

¿Cómo usas tu luz?

Una cosa más. Intenta dirigirla bien, pero, sobre todo, por lo que más quieras, nunca dejes que se extinga.


No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:2    Promedio:5/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

0 commentarios

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: