El mayor problema de que te critiquen, es que tú no estás allí para defenderte.

Es muy fácil hablar de otros cuando no están. Aún cuando el que escucha no esté del todo de acuerdo, es difícil rebatir y abortar o redirigir la conversación. A nadie le gusta ser el “cortarrollos”.

Al final, este tipo de conversaciones se convierten en un juicio donde no está presente el jurado, ni los testigos, ni el abogado, ni siquiera el acusado. Solo está el juez (que también hace de fiscal), y el público presente.

Sin embargo, aún así, hay un sistema buenísimo para contrarrestar las críticas injustas. Consiste en actuar del modo contrario a lo que dicen que eres.

No podrás evitar las críticas, pero sí conseguirás que nadie las crea, pues al final, los hechos… pesan más que las palabras.

Como decía el genial Wayne W. Dyer: “Vive de tal manera que, si alguien hablara mal de ti, nadie le creería.” 


No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:2    Promedio:5/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

7 commentarios

Martin Preciado · 05/11/2019 a las 4:08 pm

Buenos días.
Excelente reflexión.
Saludos cordiales

    Jaír Amores · 05/11/2019 a las 4:48 pm

    Muchas gracias Martín. Me alegro de que le haya gustado. Saludos desde Las Palmas!

Cristina · 24/10/2019 a las 4:42 pm

Muy buena reflexión. En realidad, ¿quienes creemos ser para juzgar a nadie?. Al fin y al cabo, nos parezca bien o mal, nadie sabe realmente todas las circunstancias que motivan a cada uno a actuar como lo hace.
Por ejemplo, ¿quién soy yo para juzgar a nadie como «mala madre» por abandonar a sus hijos?. Quizás detrás de eso preponderaba la idea de que con el padre estarían mejor , quizás una enfermedad que nadie conoce o mil y otras circunstancias.
En cuanto a la crítica en ausencia del interesado, me parece una cobardía.
Esto me lleva a otra reflexión, ¿nos creemos superiores a los demás?.
Saludos.
Cris.

    Jaír Amores · 24/10/2019 a las 7:24 pm

    Buenas! Muchas gracias por tu comentario. ¡Qué bueno que una reflexión lleve a otra! Pues sí… da que pensar. También hay quien cree que criticamos para menospreciar a otros y así sentirnos mejor. Sea como sea, lo mejor es evitarlo.
    Un saludo y gracias por pasarte por el blog!

Susana Sabater Alberts · 24/10/2019 a las 8:28 am

Me encantan tus reflexiones.
Evito estar en conversaciones de criticas a otros no presentes, pero a veces acabo participando en parte para socializarme y también porque algún pequeñi beneficio saco, olvidandome de mis propios defectos.
Un abrazo,
Susana

    Jaír Amores · 24/10/2019 a las 9:37 am

    Muchas gracias Susana!
    Y gracias también por compartir tu experiencia personal. Has mencionado un buen detalle: hablando de lo ajeno, nos olvidamos de lo nuestro. Es un punto que merece la pena considerar con más calma.
    A mí también me pasa lo de entrar en críticas (esto es un mal común). Luego me siento mal, e intento mejorar. Lo importante es seguir esforzándonos por evitar la crítica, y mejorar nuestras acciones.
    Gracias por tu comentario y el aporte.
    Saludos desde Las Palmas!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: