Nos falta más naturaleza

Estaba hoy comiendo frente al mar, después del trabajo, y me puse a pensar en cómo nos relacionamos los seres humanos con la naturaleza.

La conclusión a la que llegué es que evitamos el contacto con todo ser vivo, a excepción de mascotas y nuestros congéneres.

Las sillas donde nos sentamos, las paredes de nuestras casas, o la ropa que llevamos están hechas de materiales inertes.

Evitamos tocar el suelo con los pies. Regalamos flores, después de cortarlas, y nos comemos a otros seres, pero muertos, claro está.

No me extraña que caminar por la arena descalzos o abrazar un árbol se hayan convertido en una especie de terapia.

Y ya, para colmo de deshumanización, resulta que tenemos que mantener la distancia de seguridad con los pocos bichos vivientes que tenemos cerca.

Nos falta más naturaleza, ¿no creen?

Las reflexiones que se exponen aquí son propias, y no tienen por qué reflejar la verdad absoluta. Por supuesto, eres libre de compartir. 

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on pocket
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario