El término “minimalismo” es una derivación de “mínimo”, que viene del latín y significa “lo más pequeño”. La primera vez que se usó la expresión, según Wikipedia, se atribuye al filósofo británico Richard Wollheim, en 1965, para referirse a unas obras de arte. Poco después, el prestigioso arquitecto Ludwig Mies Van Der Rohe popularizó todavía más el minimalismo con sus ideas sobre la pureza de las formas.

Minimalismo en arquitectura

Aunque durante toda la historia ha habido movimientos parecidos, como el ascetismo, por citar uno, es hoy en día cuando el minimalismo ha extendido las raíces de su fama hasta todo rincón del planeta. ¿Quién no conoce a Marie Kondo y su método Konmari? En Netflix podemos encontrar su propia serie, además de documentales como “Minimalism”.

Qué significa minimalismo

En nuestra época, el minimalismo se entiende como usar o disponer de lo mínimo necesario que te haga feliz. Ser minimalista es reducir a lo esencial, y despojarte de todo lo que sobra. El minimalismo se aplica actualmente, no solo a obras de arte o a la arquitectura, sino a todo aspecto de la vida. Se habla de minimalismo financiero, minimalismo digital, minimalismo emocional o minimalismo existencial.

Una de las frases que pregona el movimiento minimalista es: “Usa las cosas, ama a las personas; no al revés”. El documental que mencionaba antes se titula: “Minimalismo: un documental sobre las cosas importantes”. ¿Te suena? Es algo parecido a la frase de inicio de los podcast de EfectiVida: “Efectividad al 100%, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida”.

Desde hace algún tiempo, pienso que el minimalismo es una cara de la misma moneda: la efectividad. Incluso iría más lejos. Creo que el minimalismo es una faceta de la efectividad. La efectividad es conseguir resultados usando los mínimos recursos necesarios. El minimalismo se centra en la cantidad, mientras que la efectividad se relaciona más bien con los objetivos.

Minimalismo es soltar. Menos es más.

El minimalismo y la efectividad

Y este es un punto importante. Ser minimalista sin un porqué carece de sentido. El propósito no es reducir sin más, sino eliminar lo que no nos ayuda a alcanzar un objetivo deseado. Muchas veces se cumple la máxima de que lo simple funciona mejor, pero no siempre es posible. Dile tú a los constructores de una nave espacial que sean minimalistas, pero que no dejen de llegar a Marte. Seguro que se sienten más aliviados si les hablas de efectividad y les permites tener los materiales y herramientas necesarios.

Si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo – Abraham Maslow Clic para tuitear

Las modas van y vienen. Así como el arte barroco dejó paso al rococó -todavía más cargado si cabe- el minimalismo puede terminar perdiendo su fama. Eso sí, pase lo que pase, nunca deberíamos de dejar de buscar la máxima efectividad en todo aspecto de la vida.

No es que esté en contra del minimalismo. Al contrario, me encanta, y leo habitualmente blogs de esa temática. Te recomiendo uno que me parece bastante equilibrado: Casa Cambiante. Y hablando de casa, en casa, desde que conocimos a Marie Kondo, todo está más ordenado y limpio. Todavía se puede mejorar, pero creo que se nos podría considerar minimalistas.

Minimalismo como estilo de vida

Aún así, creo que deberíamos evitar dejarnos llevar por las corrientes de pensamiento ajenas, y navegar a nuestro destino consultando un buen mapa.

¿Y tú? ¿Qué piensas del minimalismo? ¿Crees que es una moda más? ¿O ha llegado para quedarse? ¿Lo has probado? ¿Te consideras minimalista o efectivo? Anímate y comenta tus impresiones.

El mayor sinsentido de nuestro mundo es convertirse en esclavo de las cosas que posees, y terminar obligado a cuidar de meros objetos, mientras se consume tu tiempo y tu vida. Clic para tuitear

No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Estaré encantado. Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:3    Promedio:5/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

4 commentarios

Nela Salazar · 07/03/2019 a las 7:23 pm

¡Hola, Jaír!
Por supuesto, esta publicación me encantó (y te agredezco la mención de CasaCambiante).
Tienes razón al decir que el minimalismo y la efectividad van de la mano, es una herramienta para lograr otras cosas. Para mí, ha sido la puerta por la que entré a una vida más simple, ordenada, conciente y efectiva.
Sé que no siempre es sencillo lograrlo, porque la publicidad nos ofrece de todo y para todo, pero al tomar conciencia de lo que realmente necesitamos, es más fácil enfocarnos en eso. Y el enfoque es vital para lograr resultados, es decir, para ser efectivos.

Como bien dices, lo importante es lograr el balance entre lo que queremos lograr (objetivos) y lo que vamos a usar para lograrlo (recursos).

Un abrazo hasta Las Palmas

    Jaír Amores · 07/03/2019 a las 10:24 pm

    Gracias Nela, por pasarte por el artículo y comentar. Sabias palabras. Se nota que entiendes de lo que hablas. Un abrazo!

Sebas · 03/03/2019 a las 6:24 pm

Es una moda. Es muy dificil ser minimalista con la cantidad de oferta que hay hoy día

    Jaír Amores · 03/03/2019 a las 8:23 pm

    Muchas gracias Sebas por leer el artículo y comentar. La verdad es que, sobre todo en grandes ciudades, ser minimalista es muy muy complicado. El consumismo cada vez aprieta mas. Por eso la clave en la mayoría de las cosas en la vida es actuar con sentido común y con equilibro. Un saludito!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: