Mucha gente, cuando ve un problema, se queja diciendo eso de “es que… bla bla bla”. Está bien, es una perorata, un desahogo ante un fallo, una crítica poco constructiva.

Otros usan la fórmula “hay que”. No solo ven el problema, sino que añaden solución. Muchas veces, una solución miope, que no tiene en cuenta todos los factores, y que no ha sido fruto de una reflexión seria. Pero a veces, ese “hay que” puede esconder la idea brillante que todos necesitábamos.

Un tercer grupo, menor que los anteriores, prefiere la frase “tengo que”. Se involucra, se siente parte del problema, pero sobre todo, de la solución. La queja se convierte en constructiva y casi desaparece. Ahora hay una intención, una promesa de mejora.

Finalmente, están los “elegidos”, los amos de la cúspide. Estas personas entienden lo que se oculta detrás del “tengo que”. Esa obligación inexistente, esa pistola en la nuca imaginaria, que nos empuja a hacer algo. Ellos saben que no hay ningún “tengo que”; que casi todo son elecciones propias. Por eso, cuando ven un problema, piensan en la solución, examinan si deben formar parte, y entonces deciden actuar. ¿Su frase?

“YO ELIJO QUE”


No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:4    Promedio:4.8/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

2 commentarios

alfredo marcano · 16/10/2019 a las 7:52 pm

interesante , hay que practicarlo para ponerlo en acción, en Venezuela las acciones de repuestas son tan cambiantes que cuesta dar repuestas sin que critiquen la forma .
gracias, la comparto

    Jaír Amores · 16/10/2019 a las 9:49 pm

    Gracias por tu comentario Alfredo, y mucho ánimo para la gente de Venezuela! Saludos cordiales!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: