Agenda y teléfono

¿Cuánta gente cabe en tu agenda?

Por más que seas organizado, por muchos sistemas de gestión personal que uses, lo cierto es que el tiempo es finito, y va pasando.

Día a día, hay mil actividades a realizar, bloques de tiempo programados, urgencias que aparecen sin pedir permiso, sueños incumplidos…

El cerebro humano se alimenta de pasiones, de metas y objetivos, y para cumplirlos hace falta tiempo.

Es por eso que siempre habrá más cosas a realizar que tiempo disponible. Y esto nos fuerza a re-evaluar cómo usamos nuestro tiempo de vez en cuando.

Por ejemplo… ¿cuánta gente tienes en tu agenda? No me refiero a contactos, pues hoy en día, con las agendas digitales, la cifra puede ser enorme. Me refiero más bien a personas con las que tienes trato. ¿Puedes atenderlas a todas? ¿Puedes ser amigo de todos y cada uno de ellos? ¿Les dedicas tiempo? ¿Te interesan todas esas personas?

Usa la regla de Pareto con tu agenda

Pues bien, una idea: Haz un Pareto con tu agenda. Ya sabes: el 20% de tus amigos son los que te dan un 80% de satisfacción.

No se trata de eliminar a la gente tóxica. Soy partidario de que debemos ayudar a otros, sean amigos o familiares, o hasta personas necesitadas, más allá de que sean “tóxicos”. Ni siquiera me gusta el término. Todos somos un poco tóxicos a veces.

La idea es escoger de qué gente queremos rodearnos. Buscar a quien aporte, a quien sume y no reste; personas de mente abierta, que nos puedan enseñar y ayudar a mejorar. Anota 5 personas de este tipo. Y ahora bloquea tiempo en tu calendario para estar con ellos. Invítales, llámales o sal de paseo; lo que quieras.

Procura que las citas que pongas en el calendario sean repetitivas. Por ejemplo: “Llamar para quedar con fulanito para comer“, cada primer lunes de cada mes.

*Puedes aprender cómo gestionar un calendario en el artículo: Time blocking: cómo usarlo para organizar tu calendario y tu vida

Con esto lograremos algo que marcará la diferencia. Ya no tendremos simplemente una agenda llena de contactos, sino una vida llena de buenos amigos.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… ¡que lo pases muy bien!

Las reflexiones que se exponen aquí son propias, y no tienen por qué reflejar la verdad absoluta. Por supuesto, eres libre de compartir. 

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on pocket
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario