Hace poco, me llegó una viñeta con una enseñanza muy interesante. Como suele suceder en este tipo de cuentos, se trata de un maestro oriental y su alumno. El maestro decía:

“Si alguien se acerca a ti con un regalo, y tú no lo aceptas, ¿a quién pertenece el regalo?»

«A quien intentó entregarlo» – respondió uno de los discípulos.

«Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.»

El regalo te lo quedas tú

No sé a ciencia cierta cuál es el origen del cuento. En algunas webs dan como autor a Paulo Coelho. Sea como sea, un resumen corto de la historia bien podría ser el título de este artículo: «El regalo te lo quedas tú«.

Nos cuesta saber cuándo aceptar o rechazar un regalo

El caso es que, muchas veces, funcionamos de una forma un tanto curiosa. No nos hacemos las preguntas adecuadas, y el resultado es que nos cuesta mucho empatizar con los que sufren y nos piden ayuda, y hasta les calificamos de tóxicos, no siempre con razón. Sin embargo, al mismo tiempo, hacemos nuestros con mucha facilidad, los malos sentimientos de los que nos quieren hacer daño.

Un ejemplo típico: vas circulando por la carretera y, sin quererlo, realizas una maniobra que molesta a otro conductor. Este, airado, empieza a hacer aspavientos, o hasta baja la ventana y empieza a insultarte. ¿Cómo vas a reaccionar? No te olvides de que el que está enfadado es él. ¿Cuántas veces respondemos aceptando su regalito y enfadándonos nosotros también?

En otras ocasiones, nos hacemos responsables de las acciones de otros. Un ejemplo más. En muchas películas, un malvado secuestra a la mujer del héroe. Y le amenaza con algo así como: «Si no me das la contraseña super-secreta, mato a tu mujer». Siempre me han llamado la atención este tipo de situaciones. Vamos a ver… ¿quién quiere matar a la mujer? El terrorista malvado. Pero él quiere hacer ver que, si la mata, es por lo que yo hago o dejo de hacer.

Por supuesto, si está en nuestra mano evitar la muerte de alguien a cambio de algo que no quebrante nuestros principios más sagrados, pues claro que lo haríamos. Pero imaginemos que, en este caso, el héroe no cede a las amenazas, y finalmente, el malo malísimo dispara a la mujer. ¿Quién disparó? ¡Él malo! No el héroe. Pero los hechos empíricos darán igual. Porque en la mente del héroe, él será el responsable.

Aplicando el cuento del regalo

Repartiendo regalos

Pues no señor, hay que decir: el regalo es tuyo, y te lo quedas tú. Claro está que en nuestras vidas de no héroes, no se nos van a dar esas situaciones, pero, piensa por un momento. ¿Cuántas veces otras personas te intentan manipular haciéndote ver que el responsable final de que suceda algo eres tú cuando no es así?

Por otro lado, es bueno aceptar nuestras responsabilidades, lo cual tampoco es sencillo, y quizá merece una reflexión más profunda y separada del tema de hoy.

Plantéate el cuento como si, durante el día, nos fuesen trayendo regalitos. La clave está en saber cuáles nos vamos a quedar, y cuáles no vamos a aceptar.

Y es que, como en el caso de los regalos de verdad, no es tan importante el regalo, sino quién lo hace y por qué. Como decía un tal Ovidio: «El regalo tiene la categoría de quien lo hace»

El regalo tiene la categoría de quien lo hace – Ovidio Clic para tuitear

No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:2    Promedio:5/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

2 commentarios

Joel · 27/02/2019 a las 6:52 am

Amigo, que buenas reflexiones, sigue así, me edificas con tu material, saludos.

    Jaír Amores · 27/02/2019 a las 10:00 am

    Muchas gracias Joel por el encomio. Tus palabras me animan a continuar. Saludos!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: