“Dos gardenias para ti” es una de las frases de la canción titulada “Dos gardenias”. Fue un bolero compuesto en 1945 por la cubana Isolina Carrillo. Como muchas de las grandes canciones, ha sido interpretada por diferentes artistas. Quizá uno de los más populares, Antonio Machín. 

Se supone, y creo que todos opinamos lo mismo, que esta canción es romántica, y que habla del amor. Sin embargo, como en otras ocasiones en la vida, hay trampa. 

Fíjate bien en la letra, o escucha la canción en el video de abajo. A ver si notas algo raro…

La letra de la canción

Dos gardenias para ti

Con ellas quiero decir

Te quiero, te adoro, mi vida

Ponles toda tu atención

Porque son tu corazón y el mio

Dos gardenias para ti

Que tendrán todo el calor de un beso

De esos besos que te di

Y que jamas encontrarás

En el calor de otro querer

A tu lado vivirán y te hablarán

Como cuando estás conmigo

Y hasta creerás

Que te dirán te quiero.

Pero si un atardecer

Las gardenias de mi amor se mueren

Es porque han adivinado

Que tu amor se ha terminado

Porque existe otro querer

Ponles toda tu atención

Hombre regalando flores
¡Qué romántico!

Como decíamos al principio, todo pinta muy bonito. Él (o ella), regala dos gardenias a su pareja. Simbolizan su amor, sus corazones. Pero ya de entrada, hay algo que da lugar a sospechas: “Ponle toda tu atención”.

¿Por qué? Cuando uno regala flores, no es para que se queden mirándolas 24 horas. No va a pasar nada espectacular con las flores… ¿o sí?

Bueno, el caso es que las flores vivirán y te hablarán, como si él (o ella) estuvieran presentes. ¡Qué mal rollo! Además, ¿qué sucede? ¿Dónde está el protagonista? ¿Por qué no le dice en persona lo de “te quiero”?

¿Y qué pasa con la amenaza velada de que “eso” no te lo dará el calor de otro querer?

Todo amante es un soldado en guerra – Ovidio Clic para tuitear

La trampa

Claro, todo cobra sentido cuando la canción dice lo que pasa con las gardenias. Si un atardecer se mueren… ¡Pues claro que se van a morir! Son flores, las has arrancado de la planta. No son eternas. Cuando uno regala flores, sabe que, tarde o temprano, se marchitarán. 

¿Y qué significa que se marchiten? Han adivinado (sí, claro) que tu amor se ha terminado porque existe otro querer. 

Como dirían por tierras canarias: ¡fuerte espabilao! (O espabilá)

Dicho de otro modo, el regalo de las flores está envenenado. Mucho amor y frases bonitas, pero ya se sabe de antemano que la otra persona va a ser infiel, si es que el que regala las flores no lo ha sido ya.

¡Qué decepción de canción!

Las gardenias y su reflexión

¿Y qué sacamos nosotros de la canción? Más allá de destrozar un mito, a mí, las “gardenias adivinadoras” me hacen pensar en algo que cada vez se ve más claro. 

Muchas personas utilizan la estrategia del “usar y tirar”. No se diferencia entre necesidades y caprichos. Se cortan flores, se regalan, y mañana se tiran. No pasa nada. Y lo mismo con móviles, coches, casas… Ahora, en épocas navideñas, no hace falta sino pasarse por los contenedores de basura para ver esta realidad. 

Nunca antes ha sido tan fácil comprar, usar y tirar

Pero el desprecio consumista no se queda ahí. Los hay que desechan mascotas, o como esconde la canción, relaciones. Relaciones que ayer eran fantásticas, que rebosaban amor. 

¿Para qué esforzarse? ¿Para qué luchar por mantener el amor? ¿Por qué tengo que permanecer con alguien tanto tiempo? Las flores se marchitan, y siempre habrá otro querer, ¿no?

¡Pues no! Las gardenias no adivinan, ni besan ni dicen “te quiero”. Eso lo hacemos las personas. Puede haber razones válidas para finalizar una relación, pero estoy convencido de que el amor puede permanecer si lo plantas con cariño, si lo riegas y lo cuidas todos los días. 

Diferencia entre gustar y amar

¿Y tú? ¿Eres de los que regalan dos gardenias? ¡Tú decides!

Una última cosa: por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus comentarios, likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:3    Promedio:3.7/5]
Categorías: Podcast

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: