El poder del ahora, de Eckhart Tolle

El poder del ahora, de Eckhart Tolle

El libro titulado «El poder del ahora«, del escritor alemán Eckhart Tolle, fue escrito en 1997. Es un libro muy conocido en el sector de autoayuda y desarrollo personal. Según otros autores, como Deepak Chopra, autor de Poder, Libertad y Gracia, es «uno de los mejores libros publicados en muchos años. Cada frase resuena a verdad y poder.»

Para muchos lectores ha sido un libro transformador, fácil de leer al mismo tiempo que profundo. Un libro de los que te cambia la vida.

Sin embargo, mi experiencia con el libro no ha sido para tanto. Me explico.

El inicio del libro y su propósito «divino»

Nada más empezar, el libro empieza diciendo:

Tú estás aquí para permitir que el divino propósito del universo se despliegue. ¡Esa es tu importancia!

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

La verdad es que no puedo estar más en desacuerdo. El universo es un conjunto de planetas, estrellas y demás masas y mezclas químicas inertes. El universo como conjunto no puede tener un propósito pensado para cada uno de nosotros, ya que carece de vida, de cerebro y de cualidades. Además, si el universo surgió de la nada, por casualidad, no hay intención ni propósito. Así que lo único divino que podría tener el universo es haber sido diseñado y creado por un ser inteligente, con lo cual, en todo caso, habría que preguntarle a ese ser cuál es nuestro propósito. 

Debo reconocer que el inicio del libro me desalentó un poco, aún así, seguí leyendo con curiosidad.

A medida que me adentraba en sus páginas, encontraba ideas extrañas, como por ejemplo, cuando dice que «los científicos no conocen la mecánica de cómo ocurre este viaje más rápido que la velocidad de La Luz, aunque algunos teóricos sugieren que esta conexión tiene lugar por medio de puertas a dimensiones superiores».

Lo cierto es que, con un poco de investigación básica verás que no hay nada que viaje más rápido que la velocidad de la luz. Por supuesto, siempre encontrarás «expertos» que apoyen una u otra teoría. Pero creo que afirmaciones de este tipo, de las cuales el libro está plagado, deberían tener un apoyo más serio.

Otra de las costumbres del autor es hacer referencia a grandes personajes de la historia, como Jesucristo, al cual cita en numerosas ocasiones. El problema es que usa frases del personaje aplicándolas a lo que él expone en el libro. No tiene en cuenta el contexto, ni tampoco las enseñanzas cristianas en conjunto. Es cierto que hay mensajes que coinciden con la idea de estar presente, pero no todo, ni mucho menos. Jesús habló bastante de la esperanza en el futuro, por ejemplo. Da la sensación de que el autor aprovecha todo lo que puede para «arrimar el ascua a su sardina».

Mientras iba leyendo, más dudas me asaltaban. Pero esto no es un problema, porque el libro está presentado en un formato curioso. El autor va respondiendo a supuestas preguntas formuladas como si estuvieran hechas por alumnos suyos que están aprendiendo el método. Así que no te preocupes si te surge alguna duda. Es muy posible que se responda más adelante.

Por momentos, el libro parece brillante, pero en otros momentos parece surrealista. Aunque el autor evita decirlo directamente, da a entender que el dolor físico, la enfermedad, el envejecimiento e incluso la muerte, serían evitables si simplemente nos centráramos en el ahora.

Estoy totalmente de acuerdo en que debemos parar y controlar nuestra mente. Y al decir eso, creo que en parte expongo lo mismo que el libro: somos más que nuestra mente y nuestro cuerpo. Pero también pienso que esto es una cosa distinta a la iluminación de la que habla el autor.

Algunas frases brillantes

Hay frases que, tomadas con equilibrio, enseñan conceptos muy interesantes. Por ejemplo, me llamó la atención esta:

Una vez que usted ha dejado de identificarse con su mente, que tenga o no tenga razón no influye en su sentido de usted mismo para nada, así que la necesidad forzosamente compulsiva y profundamente inconsciente de tener la razón, que es una forma de violencia, no aparecerá. Usted puede establecer clara y firmemente cómo se siente o qué piensa, pero no habrá agresividad o actitud defensiva en ello. Su sentido de sí mismo se derivará entonces de un lugar más auténtico y profundo dentro de usted mismo, no de la mente.

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

Es una idea a tener en cuenta a la hora de intentar cambiar lo que otros piensan.

Otras frases son tremendamente profundas, como las que exponen la dualidad de las cosas:

Todo sonido nace del silencio, muere en el silencio y durante su tiempo de vida está rodeado de silencio. El silencio permite al sonido ser.

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

Otra frase digna de mención, esta vez sobre el estrés:

El estrés es causado por estar «aquí», pero querer estar «allá».

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

Una contradicción evidente

Por cierto, el propio autor usa una frase que después él mismo contradice.

La palabra miel no es miel. Usted puede estudiar y hablar de la miel todo el tiempo que quiera, pero no la conocerá realmente hasta que la pruebe.

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

Es una forma muy poética de decir que las cosas hay que probarlas. Sin embargo, me llamó muchísimo la atención algo que ocurre como a la mitad del libro. El autor hace una de esas afirmaciones sorprendentes:

«La acumulación de tiempo como el peso psicológico del pasado y el futuro inhabilita mucho la capacidad de las células para autorregenerarse. Así que si usted habita el cuerpo interior, el cuerpo exterior envejecerá a un ritmo mucho más lento, e incluso cuando lo haga, su esencia sin tiempo brillará a través de la forma exterior y usted no dará la apariencia de una persona vieja.»

Justo a continuación, el alumno imaginario pregunta: «¿Hay alguna evidencia especifica de esto?»

A lo que el autor responde: «Pruébelo y usted será la evidencia.»

Este argumento es típico de los vende-humos. Lo que digo debes probarlo tú mismo, y si no funciona, el que no funciona eres tú. De hecho, en varias ocasiones, se reconoce que hay pocas personas que hayan logrado la «iluminación», pero que confía en que haya más en el futuro. No digo que el autor sea un «vende-humos», pero a veces lo parece.

Además, la realidad actual difiere mucho de la visión del autor. Parece que el mundo entero va directo a la oscuridad, no a la iluminación.

De todas formas, la cuestión, volviendo a lo de la miel, es que el libro es muy bonito, con ideas interesantes, pero poco aplicables en la vida real. Al igual que ese alumno imaginario, yo también me preguntaba constantemente qué evidencias hay sobre lo que se expone.

Traducción, estilo y resumen final

Tengo que decir que la traducción al español está bien lograda, pero no evita la tediosidad y la repetición sobre el tema. En general, creo que el libro se podría resumir en estar presente, en ir más allá del pensamiento inquieto que todos tenemos, y serenarse como observador del ego. Es algo así como el mindfulness que tanto se está poniendo de moda últimamente. Como sucede en muchos libros de este tipo, se podría haber dicho lo mismo con muchas menos páginas.

En resumen, y siendo honesto, el libro me ha ayudado a profundizar en conceptos muy interesantes. Hay ilustraciones, como la del mendigo sentado en una caja, que son súper potentes. El libro también ayuda a conocernos a nosotros mismos mejor, a estar presentes en lo que hacemos, cuidando el silencio y yendo más allá que la simple existencia.

Me quedo con otra reflexión que me encantó:

La verdadera inteligencia actúa silenciosamente. Es en la quietud donde encontramos la creatividad y la solución a los problemas.

El poder del ahora – ECKHART TOLLE

Finalmente, si me permites, un consejo antes de que leas el libro. El poder del ahora es para leer con calma, con una mente abierta, pero al mismo tiempo, con una visión crítica.

¿Qué tal tú? ¿Cuál es tu opinión?

*Si quieres saber más sobre el libro, mirar más reseñas, opiniones, o hasta ojearlo un poco, puedes hacerlo pulsando sobre la imagen de abajo:

4 comentarios en «El poder del ahora, de Eckhart Tolle»

    • Muchas gracias Eduardo. He intentado ser lo más honesto posible, y evitar una reseña típica alabando las bondades del libro, que las tiene, pero también creo justo comentar lo que no parece tan lógico. Por cierto, no conocía la historia del caso Sokal. Muy interesante, la verdad. Creo que ese enfoque crítico que mencionas es vital en el mundo en el que vivimos. Un saludo!

      Responder
  1. Hola Jaír,
    No puedo estar más de acuerdo con tus reflexiones.
    La verdad es que yo tenía muchas expectativas puestas en este libro. Mi ebook me indica ahora mismo que voy por el 70% y me cuesta mucho su lectura. Las afirmaciones del autor me parecen infundadas y en muchos casos repetitivas.
    Mira que intento cuidar mi espiritualidad, medito todos los días, practico yoga,… Vamos que no solo soy respetuoso con este estilo de vida sino que además, con toda la humildad del mundo, intento ponerla en práctica y estar lo más presente posible, siendo consciente de la importancia y la potencialidad del AHORA.
    El libro aporta ideas interesantes, pero en general, no es uno de esos libros que recomendaré.
    Un abrazo,
    Raül Solbes

    Responder
    • Hola Raúl. Gracias por pasarte por el blog y por tu comentario.
      Viniendo de alguien que analiza libros al nivel al que nos tienes acostumbrados en tu web, tu comentario tiene mucho valor.
      Parece que en el club de lectura que organizamos este mes en el grupo de Telegram, varios coincidimos, más allá de que estemos de acuerdo o no con el contenido, en la dificultad de su lectura. El que personas con perfiles distintos, pero todas acostumbradas a leer libros de no ficción, digamos que la lectura de este libro en particular es algo tediosa, es significativo.
      A ver qué tal se nos da con el próximo.
      Un saludo y que vaya todo bien!

      Responder

Comparte tu opinión

A %d blogueros les gusta esto: