Revisión profunda

Previsualización

La revisión profunda consiste en observar los bloques de tiempo asignados para el día siguiente (si se hace por la noche), o para el mismo día (si se hace temprano por la mañana). Se puede hacer una revisión profunda antes de dormir, al comenzar la jornada, o bien ambas.

También puedes echarle una ojeada a días posteriores. Sin embargo, el objetivo es centrarse en el día siguiente.

¿Qué beneficios tiene la revisión profunda?

Dedicar unos minutos a imaginar lo que tenemos que hacer en las próximas horas, nos va a permitir visualizar el trabajo. Es muy posible que, al hacerlo, surjan pequeñas cuestiones que no habíamos tenido en cuenta. Es en este momento cuando nuestra mente comenzará a trabajar añadiendo los detalles necesarios. Por otro lado, cuanto más profundicemos en esta visualización, más preparados emocionalmente estaremos para acometer el trabajo.

Esto es especialmente útil si seguimos el sistema de realizar las tareas más complicadas, y que suelen ser las más importantes, en el principio de la jornada.

La revisión profunda se puede realizar desde cualquier dispositivo, pero es mejor hacerla desde el móvil, incluso aunque dispongamos de un ordenador, y de que nos hayamos acostumbrado a hacer el análisis desde ahí.

En la próxima lección veremos el otro tipo de revisión: las revisiones rápidas.

Volver a: Curso de productividad personal C.A.R. > 2. El método C.A.R.