A la basura

Vista previa gratuita

Al analizar, existen 3 opciones en el método C.A.R.

La primera de ellas es «A la basura».

Creo que no hace falta mucha explicación para esta opción. Veamos algunos ejemplos:

  • Imaginemos que tomamos una nota (capturamos una idea). Ahora han pasado varias horas, o hasta días, y al leer la nota, nos damos cuenta de que esa captura no sirve para nada. Nos arrepentimos, por decirlo así, de haber capturado eso, así que, lo borramos.
  • Algo que nos sucede a todos, por mucho que nos esforzamos por desuscribirnos de listas de correo, es recibir mails publicitarios que no queremos para nada. Pues lo mismo, a la basura.
  • Nos llega al buzón de correos doscientos panfletos para ir a votar a este u otro partido político. Pero resulta que nosotros no votamos. ¿Qué hacemos con todo eso? Lo mismo: A la papelera.

Quizá estés pensando… ¿y si resulta que me equivoqué y al final sí necesito eso que tiré?

No pasa nada. Tanto las papeleras físicas, como las digitales, tienen un plazo de tiempo de recuperación. Normalmente, unas dos semanas. Puedes configurarlo en tu correo, al igual que puedes decidir cuándo vas a tirar la basura de tu casa.

Por otro lado, si eso que tiraste ya no lo puedes recuperar, lo más probable es que, de alguna manera, vuelva a entrar en el sistema por alguna bandeja de entrada. Por ejemplo, puede que te acuerdes de nuevo o vuelvas a pensar que aquello que descartaste, en realidad es buena idea. Así que lo anotas, y lo vuelves a analizar. También es posible que alguien te mande un recordatorio en forma de mensaje.

En resumidas cuentas, no te preocupes demasiado. Si es basura, a la basura.

Volver a: Curso de productividad personal C.A.R. > El método C.A.R.