Sonrisas bidireccionales


En el libro de Daniel Goleman, La inteligencia emocional, se explica una cosa curiosa sobre los gestos, principalmente los del rostro. Hay gestos y micro-gestos para cada emoción que se nos ocurra. Y lo lógico sería pensar que, si uno está alegre, o enfadado, o ansioso, eso se reflejaría en su semblante. Es correcto, pero hay algo más. Los diferentes experimentos realizados han demostrado que, si tu realizas de forma forzada un gesto asociado a una emoción, el cerebro responde aceptando la emoción como propia.

(más…)
A %d blogueros les gusta esto: