Un trozo de papel de una libreta

El papelito en el coche

Me contaba mi mujer el otro día, una anécdota curiosa que le había ocurrido mientras iba a casa de sus padres. En la zona hay muy poco aparcamiento. Los coches se colocan en batería, y ocupan pasos de peatones, aceras y sitios inimaginables.

El caso es que ella había conseguido aparcar bien. El problema vino a la vuelta. Se encontró un coche muy muy pegado a la puerta del conductor. La solución era obvia: abrir la puerta contraria, la derecha, y atravesar el coche para llegar a su asiento.

(más…)