Procusto y su cama

El síndrome de Procusto

En la mitología griega, Procusto era un gigante, hijo de Poseidón, que vivía como posadero en el Ática. En su posada, acogía a viajeros, a los que invitaba a tumbarse en una cama de hierro. Una vez dormidos, les ataba y comprobaba si eran más largos o más cortos que Leer más…

Un reloj viejo

El cuento del reloj

Dice cierto cuento: Un padre antes de morir le dijo a su hijo: “Este es un reloj que tu abuelo me dio, y tiene más de 200 años. Pero antes de que te lo entregue, quiero que vayas a la relojería del pueblo, y les preguntes cuánto vale.” El hijo Leer más…

Regalos

El regalo te lo quedas tú


Hace poco, me llegó una viñeta con una enseñanza muy interesante. Como suele suceder en este tipo de cuentos, se trata de un maestro oriental y su alumno. El maestro decía:

“Si alguien se acerca a ti con un regalo, y tú no lo aceptas, ¿a quién pertenece el regalo?»

(más…)
Elefante

Los 6 ciegos y el elefante


Cierto cuento explica como 6 hombres invidentes se proponen averiguar cómo es un elefante palpándolo. Cada uno de ellos toca una parte del cuerpo del elefante. Al final, el que había palpado el pie, dice: “El elefante es como el tronco de un árbol”. Otro ciego, el que había tocado una oreja, exclama: “¡No! Sin duda el elefante es como un gran abanico”… y así cada uno de los 6 ciegos.

(más…)
Escribir un cuento es como vivir la vida

Por qué necesitas escribir un cuento

No se en qué momento la palabra “cuentista” paso a ser una especie de insulto. Lo cierto es que, durante toda la historia, la gente ha creado y escuchado cuentos. En muchas culturas, era normal que, después de cenar, alrededor de un buen fuego, se escucharan los cuentos de los más sabios del lugar. ¡Qué pena! Hay cosas que cambian, y no para bien. En aquellos mundos lejanos en el tiempo, la gente hacía algo más que escribir un cuento; lo memorizaban, lo transformaban, y lo pasaban de generación a generación.

(más…)