¿Vaso medio lleno o medio vacío?

Teorías sobre vasos

Tabla de contenidos

¿Está el vaso medio lleno o medio vacío? ¿Cómo saber cuánto pesa un vaso de agua sin pesarlo? ¿Y cómo limpiar un vaso con agua sucia sin vaciarlo? En este artículo verás respuestas diferentes a estas preguntas, pero, además, verás qué tienen que ver los vasos y el agua con tus problemas e inquietudes.

¿Medio lleno o medio vacío?

Antes de nada, vamos a descartar las opciones «filosóficas» y «psicológicas» sobre cómo ven los distintos tipos de personas un vaso a la mitad.

Dando por sentado que un vaso de agua es de unas dimensiones simples (es decir, que no es más ancho por arriba que por abajo), se puede saber con bastante exactitud, su mitad. Si llenamos el vaso con agua (cualquier otro líquido vale) justo hasta esa mitad, surge la pregunta: ¿está medio lleno o medio vacío?

En realidad, la respuesta es fácil. Las dos respuestas son correctas. Está medio lleno y también medio vacío. ¿Que los optimistas lo verán de una manera y los pesimistas de otra? Puede ser. Sin embargo, hay otra forma de verlo.

Fíjate que antes hablamos de «llenar» un vaso con agua hasta la mitad. Pero también podríamos llenarlo hasta el borde, y vaciarlo hasta la mitad, ¿no?

Y aunque el resultado es el mismo, el proceso no lo es para nada. Si lo llenamos, gastamos agua correspondiente a la mitad del área del vaso. Pero si primero lo llenamos, y después lo vaciamos, gastamos el doble de agua, y encima desperdiciamos la mitad.

¿A dónde quiero llegar con esto? Pues que una buena forma de ver esto del vaso es saber cómo estaba antes.

Si el vaso estaba lleno, ahora estará medio vacío. Pero si el vaso estaba vacío, ahora está medio lleno.

Un ejemplo: si te sirven una cervecita fresca en una jarra, y te bebes la mitad, el vaso (la jarra) estará medio vacío. Pero si el vaso estaba vacío y te echan un licorcito hasta la mitad, el vaso estará lleno.

¿Lo ves? No se trata tanto de positivismo o negativismo sino de la sensación de pérdida o ganancia.

Cómo aplicar la teoría del vaso medio lleno o medio vacío a los problemas

Esto se puede aplicar a todo, en realidad.

Si tú tienes 100€ en la cartera y te gastas 50€, la sensación que vas a tener es de que te has quedado con la cartera medio vacía. Pero si estás sin blanca, y de pronto te encuentras 50€ tirados en el suelo (quién lo quisiera), te vas a ir a casa contentísimo porque tu cartera estará bien llena.

Y lo mismo con los problemas, las tareas, los amigos y casi cualquier cosa.

En la vida, de forma natural, nos vamos llenando de cosas, objetos, vivencias, etc. En muchas ocasiones, y por desgracia, nos cargamos de cosas malas y perdemos las buenas. Diríamos que el vaso de las desgracias está siempre medio lleno y el vaso de las victorias, medio vacío.

¿Solución? Realizar vaciados periódicos. La sensación de liberación cuando uno tira ropa que no usa, objetos que no sirven para nada, o carpetas y archivos del ordenador ocupando espacio, es espectacular.

También se puede uno descargar de amistades, problemas o preocupaciones.

Por poner un ejemplo, siguiendo el esquema del método C.A.R., en mi caso, tengo un bloque periódico cada 3 meses para hacer «limpieza de objetos» en casa. También tengo varios bloques para borrar fotos del álbum digital, o limpiar el ordenador. (Entre otros)

Sea que apliques un método u otro, procura que el vaso se vacíe de vez en cuando. Solo así podrás tener esa maravillosa sensación de llenar el vaso.

Cómo calcular el peso de un vaso

Vamos con la segunda cuestión relacionada con los vasos: su peso.

Al igual que en el ejemplo anterior, calcular el peso de un vaso es sencillísimo. Lo pones en la báscula, y listo.

Si te gustan las matemáticas, y prefieres calcular el área del vaso, el peso promedio del líquido, y la altura del cerro donde vives, tú mismo. El tema esté en que calcular el peso es fácil.

Ahora bien, imagina que te dan un vaso de agua que pesa x gramos. Por muy forzudo que seas… ¿cuánto tiempo lo podrás sostener? ¿Te pesará igual al principio que al final? Es evidente que no. Y a tus manos y a tu cerebro le dará igual cuántos gramos pesa el vaso. Poco a poco, se te hará más y más pesado, hasta que se te caerá.

Así que otra forma de calcular el peso de un vaso es pensar en cuánto tiempo llevas sosteniéndolo. Cuanto más lleves, más pesado será.

Cuánto pesan tus problemas

Una vez más, este ejemplo también se puede aplicar a los problemas en general. Cuanto más tiempo se mantienen, más pesan.

Se me ocurre que, algunas personas, figurativamente hablando, no solo tienen que soportar el peso del vaso y el agua, sino que además, lo llenan con sus lágrimas. ¡Qué triste!

Los problemas, las preocupaciones, los secretos, el estrés… todo esto son cosas que pesan, y pesan mucho. Por eso, las personas inteligentes, (o efectivas, como nos gusta llamarlas aquí), procuran tomar medidas. Puede ser doloroso, pero es infinitamente mejor buscar solución, que mantener el peso.

A veces, la solución está en tirar el vaso, en dejarlo caer. Otras veces podemos pedir ayuda, o hasta pasarle el vaso a otro. Podemos bebernos el agua y guardar el vaso. O usar algún tipo de soporte para que el vaso no nos pese. No sé si me estás entendiendo la comparación. La idea es que te liberes, que no soportes tus problemas demasiado tiempo, porque lo único que pasará es que su peso aumentará.

Cómo liberarse de los problemas

Usando nuevamente el método C.A.R., te pongo un ejemplo práctico.

Te acuerdas de un amigo con el que ya no te llevas bien. Lo echas de menos. Así que, inmediatamente, capturas esa idea. Simplemente haces una anotación que pone «Solucionar problema con Fulanito». Cuando analizas tus bandejas de entrada, te encuentras con esa nota, y piensas qué hacer con ella: ¿qué vas a hacer con esto? ¿la borrarás? ¿la archivarás para verla de vez en cuando? ¿necesitas bloquear un poco de tiempo para analizar el asunto con más calma? ¿o programarás un día y una hora para quedar con tu amigo o llamarle?

Si te fijas, al usar el método has conseguido varias cosas.

  • Primero, el problema ha desaparecido de tu mente. Ya no le vas a dar vueltas, porque lo has capturado en una nota. Como sabemos que nuestro método funciona, no hace falta pensar en eso más. De un plumazo, el vaso ya no pesa, porque está en el sistema.
  • Segundo, has dedicado un tiempo de análisis para saber qué vas a hacer con ese problema pendiente. Este análisis te permitirá tomar decisiones consistentes, y no simplemente reacciones a pensamientos. Sin este análisis, de vez en cuando, te seguirás acordando de tu amigo y de ese problema con él.
  • Tercero, sea de una manera o de otra, el problema se habrá atendido. Puedes decidir olvidar a tu amigo y darlo por zanjado, o atenderlo. Una vez hecho esto, se acabó; ya no hay ningún peso.

Cómo limpiar un vaso con agua sucia sin vaciarlo

Vamos con el tercer problema. Tenemos un vaso con agua sucia. ¿Cómo podemos limpiarlo sin vaciarlo?

La respuesta es muy sencilla: echando agua limpia. Si lo pruebas, verás que es una opción muy efectiva. Poco a poco, todo lo sucio irá saliendo por los bordes, hasta que llegará un momento en el que el vaso estará limpio.

Es verdad que el sistema, muy eficiente no es, pero sí eficaz. Ya sabes… efectividad.

Una vez más, lo mismo sucede con nuestros problemas. A veces, la mente está llena de malos pensamientos, de preocupaciones y angustias. El problema de los pensamientos, como ya vimos en la historia de la «guagua mental«, es que no puedes eliminarlos. Además, intentar controlarlos es complicado.

Así que la solución más efectiva es alimentar tu mente con pensamientos positivos. Poco a poco, verás que, como pasa con el vaso, todo lo malo va saliendo solo.

¿Cómo hacer esto? Pues cuidando muy muy bien a quién y qué dejas entrar en tu mente, consumiendo información de calidad, y formándote continuamente.

Calculando vasos y agua con efectividad

¿Qué te han parecido estos cálculos? Ahora ya sabes si un vaso está medio lleno o medio vacío, y también cuánto pesa dependiendo del tiempo. Y encima, podrás limpiarlos de agua sucia, sin vaciarlos. ¿No está mal, no?

Sí, ya sé que no son cálculos exactos, pero seguro que son más reales que una simple opinión sin fundamento, ¿verdad?

Y, sobre todo, recuerda que la efectividad es un camino a seguir, y que un método de organización personal te puede ayudar a vivir sin tanto estrés, poniendo en marcha tus planes y objetivos.

Espero que te hayan gustado estas «teorías» sobre los vasos. Ya sabes que, si necesitas más información sobre el método C.A.R., puedes ver algunas lecciones gratis, o bien preguntarme lo que se te pase por la cabeza.

Un abrazo y hasta la próxima!!

UN CURSO PARA ORGANIZARTE MEJOR Y LIBERARTE DEL ESTRÉS. SÚPER-SENCILLO, ADAPTABLE Y LISTO PARA APLICAR

Si quieres saber más sobre qué es la efectividad, y en qué se diferencia de la eficacia, la eficiencia o la productividad, puedes visitar el artículo Qué es efectividad. Además, si quieres conocer el significado y las diferencias de términos relacionados con la efectividad, como proceso, sistema, orden, organización… y muchos más, te recomiendo visitar nuestro glosario

¿Me ayudas compartiendo?

Me gustaría pedirte un pequeño favor. ¿Podrías echarme una mano compartiendo este artículo? Puedes usar el medio que prefieras. La idea es que más personas puedan ser más efectivas. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. 

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on pocket
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

¡Cuéntanos qué te parece!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Jaír Amores
Nos falta más naturaleza

Estaba hoy comiendo frente al mar, después del trabajo, y me puse a pensar en cómo nos relacionamos los seres humanos con la naturaleza. La conclusión a la que llegué

Leer más »
No tengas metas
Jaír Amores
No tengas metas

¿Cansado de no conseguir resultados? ¿De ir detrás de una meta, y después otra y otra, como en un ciclo interminable? Igual resulta que la solución está en… no tener

Leer más »
Los negros del ataúd te enseñan efectividad
Jaír Amores
El baile del ataúd te enseña efectividad

Tengo un amigo que tiene un canal de YouTube. No es famoso ni nada de eso. Al contrario. El canal tiene 16 suscriptores ahora mismo. Hace poco, este amigo mío publicó un video grabando con el móvil un juguete de Hot Wheels con los bailarines del ataúd, y la archiconocida música de fondo. El video tiene 1371 visualizaciones. Así que mi amigo me dijo «partido de risa» que estaba perdiendo el tiempo, y que me dedicara a otra cosa. Pues bien, el artículo de hoy es la respuesta a mi amigo. Porque, al final, resulta que el baile del ataúd también te enseña efectividad.

Leer más »