Un mal día lo tiene cualquiera


¿Tener un mal día te hace poco efectivo? ¿Es normal que ocurra esto en personas altamente efectivas? ¿Cómo puedes evitarlo (si es que hay que evitarlo)? De todo esto y un poco más te hablo en este episodio.

RESUMEN DEL AUDIO

Todos somos “humanos”, y hay días o hasta etapas poco efectivas. Es normal, y creo que todos pasamos por ahí. Estos baches nos bajan el listón que pretendíamos, pero hay que saber llevarlos y aceptarlos como parte del camino. 

Ahora bien, creo que, aunque la efectividad tiene su parte contraria (no sé si hay un término específico para eso), no se tiene por qué dar en la misma persona. 

Es decir, hay efectividad y falta de efectividad, pero no tienen por qué coexistir en el mismo individuo. 

Habrá personas efectivas precisamente porque siempre habrá otras poco efectivas. Y al igual que un mal día en alguien efectivo no lo traslada al otro grupo, al revés tampoco sucede.

No pretendo catalogar a las personas en efectivas o inefectivas. Bueno, un poco sí… con respeto. Ser efectivo no te convierte automáticamente en alguien feliz. Igual soy algo radical en esto, no sé… El caso es que podría decir sin temor a equivocarme demasiado quiénes, en mi grupo de amigos y conocidos, son efectivos y quiénes no.

La efectividad no es perfección. De hecho, la efectividad tiene un propósito. No se es más efectivo para poder meter más y más en la agenda (inflación de la efectividad). Se es más efectivo para poder tener tiempo…

No es hacer mucho, sino vivir mucho.

El cuerpo te da señales. El cansancio te lo quita una buena siesta. Pero, ¿qué haces con el cansancio emocional?

Para y reflexiona. ¿Estás metiendo mucho en la agenda? ¿Te has comprometido a cosas que estaban por encima tuya? ¿Es simplemente una necesidad puntual de parar?

Hazlo, tómate tiempo. El mundo seguirá girando.

ENLACES DE INTERÉS:

https://blog.consultorartesano.com/2019/05/la-ilogica-de-la-efectividad.html

FRASE ÉPICA:

Respira… Es solo un mal día, no una mala vida. Clic para tuitear

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.