Todos tenemos luz. No es una luz real, pero, de alguna manera, los demás la pueden ver con más o menos claridad. Hay quien tiene más luz que otros, o bien consigue más alcance. Pero al final, todos tenemos luz.

El problema está en a dónde enfocamos la luz.

Hay quien la dirige a sí mismo, intentando hacerse notar. El resultado suele ser el contrario. Es como cuando colocamos una linterna en la barbilla, iluminando nuestro rostro en una noche oscura. Más allá de la gracieta, lo que parecemos es un fantasma, y hasta los niños huyen.

Otros la dirigen hacia los demás, directa, sin tapujos, dejando claro que saben de esto o de lo otro. Pero nuevamente, el resultado es negativo. En vez iluminar, deslumbran, y si la víctima no lo remedia apartando la mirada, terminan por hacer daño, más que bien.

Por supuesto, siempre hay quien, como faro protector, ilumina los peligros, nos dirige con su luz. Estos, hasta cuando están apagados, son bonitos.

¿Cómo usas tu luz?

Una cosa más. Intenta dirigirla bien, pero, sobre todo, por lo que más quieras, nunca dejes que se extinga.

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!


Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. (Sí! El paraíso!) Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría ser efectivos si no nos hace más felices?

0 commentarios

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.