Estaba el otro día esperando para que me atendieran en una oficina del Santander, que, por cierto, ha decidido limitar el horario de cajas de 9 a 11 de la mañana, dejando a 1 o 2 personas como mucho. Ya de paso, esto es precisamente una de las cosas que impiden que los equipos de trabajo funcionen: prescindir del personal.

Pero bueno, vamos al tema. El caso es que, durante las más de 2 horas de espera tuve tiempo de reflexionar. No llevé auriculares para escuchar podcasts ni música, ni llevaba ningún entretenimiento, así que me dediqué a observar.

Tapando la línea de cajas, han instalado una pantalla gigante para ver tu turno, la mesa que te atenderá, y un montón de publicidad. En realidad, la pantalla es múltiple. El nombre técnico es videowall.

Básicamente, un videowall es un conjunto de monitores, sin marco, que, unidos entre sí, son capaces de mostrar una imagen mucho más grande.

Pensando en eso, se me ocurrió que podría ser una buena analogía para los equipos de trabajo. ¿Por qué? Veamos algunas similitudes:

Cada uno en su lugar

Cada monitor debe estar en su posición. Se puede cambiar, pero para eso debe hacerlo un técnico. Lo mismo en una empresa o equipo. Para que todo funcione, cada uno debe saber cuál es su posición, sus deberes y sus derechos. Por supuesto, cuando sea necesario, la persona correspondiente puede variar la posición de un miembro del equipo.

Para que exista esa versatilidad es vital que los miembros del equipo están muy juntos, que conozcan sus diferentes roles, y se puedan sustituir rápidamente sin que eso suponga un problema ni una pérdida de eficiencia.

Para el empresario o jefe de equipo, esto es una ventaja añadida, ya que, en caso de tener que prescindir de un miembro del equipo, puede hacerlo con relativa facilidad.

Mejor sin superiores ni inferiores

La configuración de un videowall es simple. Cada monitor da una imagen distinta, y el conjunto es lo que lo hace entendible para el espectador. Así que no hay ni mejor monitor ni peor. Todos hacen prácticamente lo mismo. Y la fuerza está en el conjunto.

Sería muy interesante que, en un equipo, no hubiera una desigualdad demasiado visible entre sus miembros. Todos deben comprender que es la unión lo que hace la fuerza, y que uno solo no conseguiría nada.

Además, en un videowall, cada monitor consume lo mismo, y si uno se estropea, se coloca otro del mismo tipo en su lugar, y asunto arreglado.

De la misma manera, los miembros de un equipo deberían consumir los mismos recursos de la empresa. No debería haber privilegios diferenciales entre ellos. En caso de gratificación, una opción sería mirar resultados conjuntos, y dividir la cantidad entre todos.

El módulo central

Aunque tú no lo veas, un videowall debe tener un módulo central. Algún mínimo sistema operativo que haga que todo el conjunto funcione. Este elemento, aunque esté oculto, aunque sea pequeño, es esencial. Sin él, el videowall no sirve. Podría funcionar sin varios monitores, pero nunca sin este módulo.

El trabajo del módulo central es sencillo, por lo menos en apariencia. Simplemente tiene que mandar la imagen a los diferentes monitores. Claro, detrás de esa labor hay un montón de tecnología y desarrollo.

Lo mismo sucede con un buen jefe de equipo. Él no va a hacer el trabajo visible, pero saber coordinar al equipo es fundamental. Su objetivo no es llamar la atención ni llevarse los méritos, sino hacer que todo funcione. Es posible que alguien piense que “eso” lo sabe hacer cualquiera, pero detrás de su función hay un montón de conocimiento y desarrollo.

El jefe de equipo debe estar bien preparado y haber demostrado capacidad de aguante, pues su labor es mucho más imprescindible que la de los miembros del grupo.

Reducible y ampliable

Aunque el sistema es sencillo, uno de sus puntos fuertes es que puede reducirse y ampliarse de forma muy sencilla. Tan solo tienes que añadir monitores, o unir varios módulos con sus respectivos monitores.

Así que este sistema de jefes de equipo se puede escalar a una gran organización. De hecho, empresas como Apple tienen muy pocos directivos clave. Para que todo funcione usan un sistema piramidal, algo parecido a lo que estamos comentando de los videowalls.


Hemos hablado hasta ahora de equipos de trabajo. Pero, piensa por un momento… ¿no se podrían aplicar muchos de estos conceptosa una comunidad de vecinos? ¿o a un grupo de whatsapp? ¿o a un club? ¡Claro que sí!

La clave es la misma: El resultado del conjunto es mucho más efectivo que la suma de los esfuerzos individuales de los miembros de dicho conjunto.

Esto se puede aplicar a empresas, a grupos de whatsapp, a equipos deportivos, y a muchos otros colectivos.

El resultado es mucho más grande y mucho más efectivo que si cada uno fuera por su cuenta.

¿Qué te parece? ¿Se te ocurre alguna idea más que se pueda aplicar a la gestión de equipos?

Cuando las arañas tejen juntas, pueden atrapar a un león. – Proverbio etiópe Clic para tuitear

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!


Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. (Sí! El paraíso!) Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría ser efectivos si no nos hace más felices?

0 commentarios

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.