No salgas de tu zona de confort


¿Has oído la expresión «sal de tu zona de confort»? ¿Lo has hecho ya? Muchos expertos te animan a “salir de tu zona de confort”. Pero… ¡cuidado! ¿Sabes cuál es tu zona de confort? ¿Has determinado a dónde te diriges y por qué? ¿Estás preparado? ¿Tienes un camino a casa? A veces, lo mejor no es salir de la zona de confort, sino hacerla más grande.

RESUMEN DEL AUDIO:

Zona de confort es ese sitio donde estás cómodo (no es bueno ni malo). Puede ser un trabajo horrible, pero tienes miedo a cambiar (es zona de confort).

Gurús te dicen: “Sal de tu zona de confort”, “Abandona tu zona de confort”, “Rompe tu zona de confort”. La idea es buena (resiliencia), pero podría hacerse a lo loco. Te abroncan, y te obligan a algo tratándote como un estúpido si no lo haces.

Algunas frases sobre la zona de confort

“La zona de confort es un hermoso lugar, pero nada crece allí”. (Exagerado, es necesario cambiar para crecer, pero no tienes que salir de tu zona de confort para hacer cambios)

“Zona de confort: Aparente estado de comodidad que te lleva a la muerte en vida”. Conozco personas que viven permanentemente en la zona de confort y son muy felices. No todo es blanco o negro. Probablemente serían más felices si hicieran cosas nuevas, pero ellos no lo saben, así que son felices. Es incluso posible que hayan salido de la zona de confort de mala manera, y por eso, prefieren quedarse como están. (Más vale malo conocido, que malo por conocer – Más vale pájaro en mano que ciento volando)

“La vida comienza donde termina tu zona de confort” (La vida empieza en tu zona de confort, y continúa fuera. Cada etapa es necesaria. Un bebé vive en zona de confort, y a medida que crece, se le debe preparar para enfrentarse. Ambas etapas son positivas)

Y más frases…

Puntos a tener en cuenta antes de salir de la zona de confort

¿Te has planteado por qué quieres irte y a dónde te llevará eso, incluyendo las consecuencias? (Mudarse a otro país puede ser interesante, pero ¿por qué? ¿Qué vas a ganar? ¿Cómo afectará a tus seres queridos?… Conozco gente que se fue para ganar dinero, pero perdió mucho. Incluso algunos no pudieron volver) Mirar la motivación. Puede que las razones no sean las mejores. Huir de los problemas no los elimina. ¿Has contado con otras personas?

¿Estás preparado? ¿Has buscado información? ¿Te has capacitado? ¿Has pedido ayuda u orientación a otros? Te vas a ir a una zona de confort a otro sitio que no va a ser confort, sino de penurias.

¿Tienes un plan para volver a casa si la cosa sale mal? No es lo mismo irse de casa de tus padres llevándote bien con ellos, que lo contrario. Siempre hay que tener un nido, un hogar donde poder regresar. Hay quien dice “Mi hogar es el mundo”. Pero esto en la práctica no se suele cumplir.

Otras opciones a salir de la zona de confort

Dar un paseo fuera (probar un poco sin que tenga consecuencias mayores)

Ampliar la zona de confort (hacer cambios lentos y progresivos, con lo que estiras el círculo y el área de confort se amplia). Cuanto más te acostumbres al cambio, cuanta más resiliencia tengas, más fácil será cambiar, y el cambio será de hecho, parte de tu zona de confort.

Cuidado con el otro extremo, estar siempre cambiando “culo inquieto”. “Le quema el asiento”. Para algunos, su zona de confort es no tener estabilidad, sea en una relación, o en un trabajo, o en un lugar donde vivir.

Un ejemplo sobre romper o no tu zona de confort

Si te enseñan a nadar tirándote al mar, aprendes. Pero quizá no sea tu zona de confort. Depende de cómo te vaya. Si te enseñan, puede que tardes en aprender, pero no habrás salido de tu zona de confort, sino que la habrás ampliado.

Equilibrio entre los extremos. Hacer las cosas con sentido, no porque te lo digan los demás.

ENLACES DE INTERÉS:

https://efectivida.es/blog/resiliencia-el-habito-de-cambiar/

FRASE ÉPICA:

“Es hora de que dejes de buscar fuera de ti todo lo que a tu juicio podría hacerte feliz. Mira dentro tuyo, vuelve a casa” – Osha Clic para tuitear

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.