Llamadas aleatorias

Llamadas aleatorias para crear serendipia en el equipo

¿Te gustaría conocer un método que ha revolucionado a algunas de las empresas tecnológicas más vanguardistas del mundo? En el artículo de hoy me gustaría compartir contigo una forma de aumentar la serendipia. Ya sabes, eso de crear cosas increíbles de forma casual.

La realidad es que la serendipia no existe. Pocas veces un descubrimiento es 100% casual. Esta es una de las razones por las que muchas empresas que basan sus ingresos en la innovación promueven de forma activa que sus empleados tengan libertad para hablar entre ellos. ¿Por qué? Pues porque son conscientes de que el trabajo colaborativo siempre ha beneficiado a la creación de nuevas ideas.

Zapier, Slack y Donut

Un ejemplo de esto es Zapier. En un artículo de su blog explican cómo propician ellos ese tipo de encuentros casuales de forma regular.

Para ello usan una extensión de Slack llamada Donut. Esta aplicación programa una videollamada de forma aleatoria entre los empleados registrados. En Zapier no han puesto reglas para estas conversaciones. La gente simplemente habla sobre «sus cosas». Evidentemente, el tema de trabajo suele surgir antes o después, ya que es algo que seguro tienen en común.

Extensión Donut para Slack

Qué beneficios tienen las llamadas aleatorias

En el artículo citado cuentan como algunas de estas conversaciones propiciaron soluciones brillantes a problemas que estaban atascados.

Lo cierto es que este tipo de interacción con otros tiene muchas ventajas. No solo nos ayuda a salir de nuestra propia cabeza y compartir vivencias. También genera un espíritu de equipo, algo muy útil si tu empresa está en modo tele-trabajo.

El que las llamadas sean aleatorias provoca que personas que normalmente no hablarían lo hagan. En muchas ocasiones las empresas están muy segmentadas y es raro que los miembros de una división hablen con los de otra, o que un superior pregunte qué tal va todo al operario final.

Como te podrás imaginar, este tipo de relaciones son tremendamente positivas para ambas partes. Por un lado, obliga a los equipos directivos a hablar con la parte operativa, y por otro, para un empleado base le genera la sensación de sentirse escuchado e importante, parte de un conjunto.

Si algo nos ha enseñado el 2020 es que las personas nos necesitamos unos a otros, y mucho. Por eso la mezcla entre programación y aletoriedad de las llamadas hacen que este recurso sea muy interesante.

Además, siguiendo el cuadrante urgente-importante, este tipo de acciones serían de las más efectivas, pues son importantes, pero no urgentes. Dedicar un tiempo de forma constante para comunicarnos de persona a persona, a largo plazo, ahorraría un montón de problemas y al mismo tiempo, produciría beneficios varios.

Cómo implementar el sistema de llamadas aleatorias sin Slack o hasta sin empresa

Ahora bien, ¿cómo podemos implementar este tipo de acciones si no usamos slack o si simplemente no trabajamos en una gran empresa?

Algo que se me ocurrió cuando aprendía sobre esto de las llamadas aleatorias es que el método C.A.R. (una vez más), podría ayudarnos de forma muy sencilla. Bastaría que nos pusiéramos un bloque de tiempo periódico de «hacer llamada aleatoria».

¿Y cómo asegurarnos de que sea aleatoria? Pues simplemente empezaríamos a llamar siguiendo el orden del abecedario. Iríamos a nuestra agenda y llamaríamos a la primera persona que apareciera, obviamente de las que pertenecen a nuestra empresa.

Una vez hecha la llamada, anotamos en el próximo bloque de tiempo quién fue la última persona a la que llamamos, para, en la próxima llamada, seguir con el siguiente nombre de la agenda, por orden alfabético.

Esta técnica es muy útil sobre todo para aquellos que tienen a su cargo un equipo de trabajo. Pero también podemos llevarla a cabo con nuestros compañeros o con aquellos superiores que nos hayan dado su contacto.

En la llamada, podemos preguntar qué tal va todo. Es una pregunta general, pero es posible que los demás se sorprendan cuando nos interesemos sinceramente por ellos.

Si usamos el método C.A.R., podremos además establecer una duración y periodicidad apropiadas, de tal forma que este sistema no se convierta en una fuga de tiempo poco productivo.

Por último, añadir que el método de llamadas aleatorias se puede implementar en grupos distintos a una empresa. Se me ocurre, por ejemplo, la familia, un grupo de amigos, o una asociación de cualquier tipo.


¿Qué te parece la idea? ¿Por qué no pruebas a hacer una llamada aleatoria? Igual, a lo tonto, se produce una buena «serendipia».

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Solo sé

Las metas de año nuevo

Se acerca un nuevo año, y con él, damos por cerrada una etapa y comenzamos otra. Es bastante frecuente que, aprovechando este final de ciclo, nos pongamos metas y objetivos. ¿Te has puesto los tuyos

Leer Más >>
Mujer con gesto de pena

La efectividad compasiva

Si un hombre tarda una hora en cavar un pozo, ¿cuánto tarda en cavar medio pozo? Media hora, ¿verdad? ¿o no? (La respuesta al final del artículo) Como amante de la efectividad, veo, escucho y

Leer Más >>
A %d blogueros les gusta esto: