Seguramente recuerdes haber visto en alguna película a estos comerciantes que iban con una carreta tirada por caballos, de pueblo en pueblo, vendiendo alguna pócima capaz de curar enfermedades o algún crece-pelos milagroso. Atrás quedaron esos tiempos… ¿o no?

RESUMEN DEL AUDIO:

El problema surge cuando el vendedor no cumple o no se beneficia de los supuestos resultados de lo que vende.

Crecepelos vendidos por gente calva.
Dietas aconsejadas por personas con sobrepeso.

Hoy también hay mucho vende-humos, ya que es todavía más fácil encontrar este tipo de cosas, sobre todo porque en internet puedes vender lo que quieras, sin identificarte.

Sin embargo, hay temáticas en las que el engaño puede ser más sutil:

3 ejemplos:

  • La bolsa de valores
  • El SEO
  • El emprendimiento

La pregunta es: si es tan fácil, ¿por qué no lo haces tú?
«Haz lo que digo, no lo que hago.»
«Consejos vendo, para mí no tengo.»

Cuidado con creer que las cosas son fáciles.
Necesitas estudiar mucho.

Si te esfuerzas, lo consigues. Si no lo consigues, es que no te esfuerzas. ¿Y si me esfuerzo pero no lo consigo? Entonces es que no lo has hecho bien. Busca el error, y repite. (El consejero nunca se equivoca. La culpa es siempre tuya.)

NO ES CIERTO. Unos lo consiguen y otros no. No todo el mundo tiene las mismas circunstancias, ni las mismas capacidades. Factor suerte. (Si se te cae un ladrillo de un edificio; mala suerte pero es un factor)

ENLACES DE INTERÉS:

FRASE ÉPICA:

Escuchad el consejo del que mucho sabe; pero sobre todo escuchad el consejo de quien mucho os ama. – Arturo Graf Clic para tuitear

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail. ¿Podrías difundir el artículo en la red social que uses? . Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!


Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado; tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria, España. (Sí! El paraíso!) Desde muy chico, ya me atraía la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, automatizando tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Estoy convencido de que la efectividad y la productividad personal son fundamentales, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida. Porque, ¿de qué serviría ser efectivos si no nos hace más felices?

0 commentarios

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.