¿Conoces el efecto dominó? Con esto del “efecto dominó” no me refiero a la forma entusiasta que tienen los abueletes de jugar al dominó (y que se contagia a jóvenes también). No, es un efecto que permite tumbar monumentos del tamaño de la torre de pisa o el Empire State con un pequeño toque con el dedo en una ficha de dominó. ¿No me crees? Te lo explico…

El efecto dominó. ¿Qué quiere decir?

Este efecto es una reacción en cadena que produce resultados acumulativos. Un acontecimiento inicial origina un montón de hechos similares. El primer acontecimiento es pequeño, pero provoca otro similar, un poco más grande, y así sucesivamente, hasta llegar a un final que puede llegar a ser espectacular. El efecto dominó se puede dar con objetos físicos, pero también con procesos no materiales. Hay expresiones parecidas con conceptos algo distintos que igual te suenan. “Reacción en cadena”, “efecto mariposa” o “efecto bola de nieve”, entre otras.

A esta en particular, se le llama “efecto dominó” por el juego de fichas tan popular, y que tanto gusta a los abueletes que se reúnen alrededor de una mesa para ver quién cierra o quien canta. Se han dado casos de agresiones con bastón, dentaduras postizas… jejeje.

Bueno, aparte de bromas, seguramente hemos visto en alguna ocasión un enorme dibujo hecho con fichas de dominó. La primera ficha cae, y golpea a otra. Esto se repite cientos o miles de veces, y, una vez que todas las fichas están tumbadas, se dibuja algún tipo de representación. Las fichas también pueden dividirse en varias filas, golpear otro tipo de objetos, hacer andar un coche… vamos, lo que de la imaginación del autor o autores.

Un empujoncito

Si nos paramos a pensar, es impresionante, porque nosotros solamente hemos dado un pequeño empujón a la primera ficha. Si sumamos toda la energía provocada por todos los golpeos de unas fichas contra otras, sería una barbaridad. Claro, en este tipo de juegos, las fichas de dominó son iguales. Pero imagina por un momento que colocas una ficha de tamaño estándar, y a continuación, una ficha algo más grande.

Hay un video de Youtube con  una explicación muy interesante sobre esto, y también hay videos con demostraciones a gran escala. En un libro titulado “Una sola cosa” se menciona este tema (te pongo el enlace al resumen en audio). En pocas palabras, la idea, según la física, es que una ficha puede tumbar a otra 1,5 veces más grande.

Si sumamos toda la energía provocada por todos los golpeos de unas fichas contra otras, sería una barbaridad

Para hacernos una idea, en el primer video, la primera ficha mide 5 milímetros de alto, y 1 milímetro de espesor. En total hay 13 fichas, y la ficha final pesa 50kgs. Es impresionante ver cómo cae. El señor que lo explica dice que si hubiera puesto 29 fichas, la última sería tan alta como el Empire State Building. ¡Espectacular! Pensemos en lo que podría ocurrir con 100 fichas.

Si te gustan los cálculos, en la Home de la web EfectiVida, hay una fórmula para saber cuánta efectividad tienen tus proyectos. 



Tiene trampa

Claro, esto del efecto dominó es muy bonito, pero tiene trampa. Es cierto que nosotros solo damos un pequeño empujón a la primera ficha. Pero no podemos obviar que alguien tiene que colocar las fichas en su posición exacta, y una fichita de esas de 50kg no es que sea muy fácil de llevar en el bolsillo. Además, también hay que fabricarlas.

En uno de estos juegos visuales con fichas de dominó un artista usó más de 15000 fichas y tardó 8 días en montar todo el tinglado. En un video también se ve una estructura con 1 millón de fichas (te pongo un video como ejemplo, pero si quieres quedarte tonto mirando la pantalla, puedes buscar en YouTube por «dominó gigante»). Claro, el montaje es super-laborioso. Sin embargo, el resultado dura segundos o unos pocos minutos. En otras palabras: el efecto dominó es visualmente precioso, pero conlleva un trabajo.

Por eso hemos titulado esta entrada como “Prepara-te” y “Tumba-te”. Para conseguir efectos espectaculares, hay que preparar todo a conciencia. Cuando todas las piezas están en su sitio, cuando estamos seguros de que el trabajo está hecho, entonces podemos dar el empujón, y tumbar lo que se nos ponga por delante. O tumbarnos nosotros mismos, y a disfrutar del “efecto dominó”.

Para conseguir efectos espectaculares, hay que preparar todo a conciencia.

Aplicaciones efectivas del efecto dominó

¿Y esto cómo se puede aplicar en la vida real? Porque aquí se trata de ser efectivos. Antes de ver algunos ejemplos, un par de anotaciones a tener en cuenta:

  1. Esto del efecto dominó se suele relacionar con desastres comerciales, con una noticia que lleva a la otra y se produce una hecatombe… Esto pasó con el crash bursátil del 2001, con la burbuja económica en España del 2008, etc. Pero estos no son ejemplos a seguir. Además, en realidad, no son efectos dominó en el sentido estricto del término. Contrario a lo que se suele pensar, el efecto dominó no surge de manera esporádica o casual. Para que se cumpla, debe haber un diseño muy bien planeado.
  2. Otra idea a tener en cuenta en cualquier tipo de proyecto es el orden de los factores. Sí altera el producto. Antes de poner en marcha un proyecto, hay que pensar muy muy bien el orden correcto. Supongamos que en vez de colocar las fichas de dominó en orden de menor a mayor, colocas la de 50 kgs a la mitad de la fila. ¡Adios efecto dominó! Cada ficha tiene que ir en su lugar para que todo funcione.
  3. Aunque la última ficha (el último elemento o acción) va a ser la que tire abajo la Torre de Pisa o el Empire State, no podemos cometer el error de pensar que es la más importante. En realidad, es igual de importante que todas las demás. Y si lo medimos en términos de cantidad, su importancia es mínima. Igual es una ficha entre 100.

Ejemplos prácticos

Vamos con los ejemplos. Supongamos que tienes una idea fenomenal y quieres compartirla con todo el mundo. ¿Cuáles son los pasos a seguir? Hoy en día, si quieres ser oído, no tienes más remedio que usar internet. Probablemente, tendrás que hacerte cuenta en las redes sociales, publicar una web, diseñarla… etc (hablamos del tema en el post Las redes sociales, los tiburones, los pececitos y el pescador).

Ahora bien, tu no quieres hacer todo eso, así que pones tu idea en un tweet (muy resumida, claro está). ¿Sabes qué va a ocurrir? Nada. O muy poco. Has cambiado el orden de los factores. Has puesto la ficha pesada casi al principio, y se ha quedado ahí. Primero, debías haber conseguido un nombre en internet, un mínimo de seguidores. Tendrías que haber compartido contenido de valor durante tiempo, haber diseñado la web… ¡Sí! Son meses de trabajo, y te estás comiendo por dentro porque tienes una idea excepcional, pero te tienes que contener. Primero preparar, después tumbar.

No hay que parar el proceso del efecto dominó
No se te ocurra interrumpir el proceso

Por otro lado, no es cuestión de tener una idea brillante. No es esa la cuestión. La última ficha no produce resultados por lo que es, sino por su posición también. Por eso, no debemos esperar a tener una idea magistral, que a nadie se le ha ocurrido, para empezar a hacer cosas.

Lo mismo ocurre con cualquier tipo de proyecto que quieras hacer llegar a otras personas. Libros, blogs, ventas…

Otro ejemplo más

Otro ejemplo más de andar por casa. Piensa en alguna tarea que te cueste mucho trabajo hacer, vamos a poner, planchar la ropa. Bien… ahora piensa en todas las cosas por las que no te gusta planchar la ropa (pon aquí cualquier otra tarea). Quizás el sitio donde planchas no es demasiado cómodo, a lo mejor, la plancha no es de buena calidad, igual se te ha acumulado demasiada ropa para planchar. Puede haber multitud de factores. ¿Los tienes?

Ahora medita en qué cosas te ayudarían a planchar… digamos, con más alegría. Puedes poner música de ambiente. Estudiar a qué hora te va mejor. También se me ocurre prepararte un vaso de tu bebida favorita y dejarlo a mano para ir “picando”. Todo esto son fichas. Fichas de diferentes tamaños que hay que preparar y colocar.

Ponte un recordatorio en el calendario cada cierto tiempo para que no se te acumule ropa (estoy imaginando), compra una buena plancha, prepara un sitio en casa donde estés a gusto, pon música, etc.. La idea es colocar las fichas en orden para que planchar la ropa te sepa a gloria.

Es un ejemplo tonto, seguro que tú puedes pensar en algo mejor. Eso sí, he escogido una tarea repetitiva aposta. El efecto dominó se puede aplicar a los trabajos que tienen cierta complicación y que se repiten en el tiempo. ¿Has visto a alguien que llega, con todo su material, y realiza una tarea en mucho menos tiempo que tu, y encima lo disfruta? Sí… el típico cuñao con la barbacoa, por ejemplo. Seguro que antes, ha dedicado mucho tiempo e ingenio a preparar “el terreno”.

Una aplicación sobre hábitos

Otra aplicación muy interesante es todo lo que tiene que ver con los hábitos y con las habilidades. Sobre todo, en lo relacionado con el efecto a largo plazo. Hacer una dieta milagrosa produce resultados a corto plazo, pero después el cuerpo vuelve a la normalidad. Sin embargo, colocar las piececitas en su sitio, aumentar la frecuencia o la exigencia, añadir más ideas una vez hayamos establecido las rutinas anteriores. Todo eso… produce resultados espectaculares. Igual alguien te ve y te pregunta: ¿Cómo lo has hecho? ¿Pareces otro? Claro, ha visto la ficha gorda (perdón, no lo pude evitar).

Pero antes están un montón de fichas. Y esto se puede aplicar también a un montón de rutinas o hábitos del día a día. Otro ejemplo típico es tocar un instrumento. Ver a alguien que toca medianamente bien puede sorprender. Y a lo mejor solo ha interpretado un par de canciones unos minutos. Pero nuevamente detrás hay un montón de ensayo, trabajo. Y cuando además, se ha llevado el orden correcto, los resultados son grandiosos.

Conclusión

¿Qué te ha parecido el efecto dominó? Hay una pregunta que me surge. No se si es rentable del todo gastar tanto tiempo en la preparación para conseguir algo que dura después poco tiempo. Pero una cosa sí tengo clara. Cuando alguien consigue un contenido viral, cuando es un crack haciendo lo mismo que otros, pero de forma diferente… cuando alguien tiene buenos hábitos… es porque detrás hay un montón de trabajo.

Efecto dominó en personas

Por cierto… ¿se te ocurren otras ideas para aplicar este efecto? Compártelas en los comentarios, please!

Esto ha sido todo… Espero que te haya gustado. Y recuerda que la gratitud en silencio no sirve a nadie.

No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido… Hasta que nos veamos de nuevo (virtualmente, claro está), ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:10    Promedio:4.4/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

5 commentarios

Nela Salazar · 26/05/2018 a las 5:37 pm

¡Hola! Me gusta la idea. Me parece que he vivido algo similar en el pasado. Cuando tomé la pequeña decisión de cancelar mi suscripción a Netflix, liberé tiempo, que usé para empezar a escribir cosas que me entretuvieran, que eventualmente publiqué en línea y de pronto tenía un blog funcionando… Justo como golpear una fichita de dominó de 5 mm y derribar una de más de un metro.
Eso sí, como bien dices, no se debe detener el proceso y tampoco se debe esperar que todo ocurra por sí mismo, las fichas deben estar en su lugar.
Un abrazo,
Nela Salazar desde Casacambiante.com

    Jaír Amores · 26/05/2018 a las 8:55 pm

    Ey! Muchas gracias por tu comentario Nela. Qué gusto verte por aquí.
    Pues sí, tiene toda la pinta de que has hecho un buen efecto dominó, sobre todo teniendo en cuenta la calidad del blog. Enhorabuena!
    Saludos desde Las Palmas!

Paco Valero · 15/04/2018 a las 7:25 pm

Me parece genial la metáfora que planteas. Voy a darle una vuelta o porque es muy interesante.
Mañana lo comparto en twitter con tu permiso.

    Jaír Amores · 15/04/2018 a las 8:32 pm

    Buenas! Gracias por tu comentario. Me alegra que te parezca interesante, y por supuesto que puedes compartirlo como veas oportuno. Saludos!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: