De mentes cerradas

Dicen que las mentes son como los paracaídas. Si no se abren…

El problema de una mente cerrada es que ahí no entra nada. 

Da igual que hablemos del color de la piel o de una frontera imaginaria dibujada en un papel. ¿Es distinto? Entonces es malo. 

La persona corta de miras no entenderá que eso nuevo es mejor, y que hay que probar para descubrir, y descubrir para mejorar. Se resistirá como nadie al cambio, y argumentará sin sentido repitiendo las mismas falacias, quizá creyendo que la iteración las convertirá en cómodas verdades. 

¿Una dieta más saludable? ¡No hay que irse a los extremos! De algo hay que morir…

¿Una forma más efectiva de hacer las cosas? Siempre lo he hecho así, y me va bien. 

¿Aprender algo nuevo? ¿Perdón? ¿Para…? ¿Cuánto me pagan?

Eso sí, el miope mental sabe obedecer órdenes sin cuestionarlas. Lo hace casi tan bien como mandar a sus subordinados a golpe de gritos. Es un peón perfecto en el tablero de la vida. Un currante nato, una persona “normal”. 

Pero hay una cosa que se le da bien por encima de todo. Fastidiar.

Sí, fastidiar a quien no piense como él. Sacar de sus casillas a las mentes más brillantes, mientras disfruta poniendo trabas a cualquier mínimo progreso. 

¿Cómo razonar con alguien que no usa el raciocinio? ¿Cómo entrar si la puerta está cerrada por dentro? 

¡Error! ¡Pregunta equivocada! La cuestión es: ¿Para qué quieres entrar? ¿Por qué darte golpes contra la pared? ¿Para qué perder el tiempo enseñando a sumar a un burro? 

Mejor busca mentes abiertas, pide permiso y mira dentro a ver qué tal.

Sigue descubriendo vidas, mientras dedicas tu tiempo y tus esfuerzos en construir tu casa. Una con grandes ventanales, con vistas a exóticos paisajes. 

Eso sí, deja la puerta abierta.

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.