Bueno bonito barato

¡Cuántas veces habremos oído esta expresión! “Bueno, bonito y barato”.

Sin embargo, como seguramente todos sospechamos y damos por sentado, más allá del lema propagandístico, lo de que sea bueno, bonito y barato, es una utopía. 

De hecho, es una matriz curiosa, ya que, en la mayoría de los casos, podrás tener 2 de las 3 opciones. 

Puede ser bonito y barato, pero no bueno. 

O puede ser barato y bueno, pero no bonito. 

También puede ser bonito y bueno, pero no será barato. 

Por eso, es importante saber lo que queremos, cuáles son nuestras preferencias a la hora de adquirir un producto. También se podría aplicar a servicios o a otros conceptos, pero parece más sencillo verlo en objetos físicos. 

La cuestión es que no podemos tenerlo todo al mismo tiempo, y saber asumirlo, así como entender nuestras prioridades, será un valor diferenciador en un mundo que cada vez se parece más a un mercadillo. 

Si lo que has leído te ha resultado útil, solo te pido una cosa: compártelo. Piensa en alguien a quien pueda ayudar esta información, y mándale un Whatsapp, o un mail, o simplemente difunde este artículo en la red social que uses. Recuerda que dar produce felicidad, y que, en la unión, está la fuerza. El objetivo es que más personas puedan ganar efectividad, y mejorar así sus vidas.

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

2 comentarios en “Bueno bonito barato”

¿Qué te parece? ¡Deja tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.