Dime una cosa: ¿Te consideras más listo que los demás? ¿Un poco más “espabilao”? ¿O te pasa al contrario? ¿Admiras a otros por su inteligencia y te gustaría ser como ellos? Bueno, pues si respondes afirmativamente a alguna de estas preguntas (aunque solo sea en tu interior), te informo de que probablemente estés equivocado. Eso es, al menos, lo que alega la teoría de las 9 inteligencias. Esta forma de ver el intelecto humano no solo ayuda a democratizar la sociedad, sino que también nos muestra maneras efectivas de enseñar y de aprender. ¿Te gustaría saber cómo?

Si lo prefieres, también puedes escuchar una explicación del artículo:

Las inteligencias múltiples

Pues sí, según el psicólogo e investigador norteamericano de Harvard, Howard Gardner, todo el mundo tiene 9 tipos de inteligencias. No es el único ni el primero en presentar esta teoría, pero quizás sí el que la ha hecho famosa, y la ha concretado. Algo estaba claro, todas las personas eran muy buenas en algo, pero no en todo.

Después de muchas pruebas y experimentos, se ha llegado a la conclusión de que la inteligencia se puede dividir en 9 categorías principales.

Inteligencia espacial o visual

Es la inteligencia que nos permite interactuar y entender el entorno espacial y/o tridimensional. Arquitectos, diseñadores gráficos… usan este tipo de inteligencia.

Inteligencia lingüístico-verbal

Es la del lenguaje y de la palabra. No es solo verbal, sino que se refiere a la capacidad de comunicarse, sea por escrito o hablando como un loro. Bueno, mejor que un loro. De hecho, manipulan la palabra como si de un puzzle se tratara.

Inteligencia lógico-matemática

Tiene que ver con la capacidad analítica de resolver problemas, ecuaciones numéricas y comprensión de símbolos y conceptos abstráctos… Normalmente, es a estas personas a las que consideramos inteligentes, y a las que la sociedad tradicional premia.

Inteligencia kinética-espacial o kinestésica

Es parecida a la primera, pero tiene que ver con nuestro cuerpo y sus movimientos. Es fundamental en los deportes y en la danza. Aunque yo personalmente sea incapaz de verlo, estas personas se llegan a comunicar con su cuerpo para expresar ideas.

Inteligencia musical

Es la capacidad de entender o apreciar la música, así como expresarla o interpretarla. Vamos… lo que toda la vida hemos llamado “tener oído”.

Inteligencia interpersonal

Interpersonal… entre personas. Es decir, saber relacionarnos con los demás, entenderlos teniendo en cuenta sus circunstancias. Otro clásico: “don de gentes”. Los buenos psicólogos también necesitan este tipo de inteligencia. Saben leer a los demás, lo cual es una ventaja enorme para poder actuar después.

Inteligencia intrapersonal

Ésta es el conocimiento de uno mismo, de su persona y de sus emociones. Y no es tan sencillo como parece. La mayoría de las personas no saben quiénes son. Haz la prueba. Pregunta a alguien quién es, y seguramente te responderá con su nombre, sus antecedentes, o su trabajo. Pero el yo interior es algo más profundo que eso.

Inteligencia naturalista o medioambiental (se añadió en 1995)

Sobre el entorno natural. Es la habilidad de observar la naturaleza y el medio ambiente como si de un cuadro se tratara, llevándonos a reflexiones sobre lo que vemos. Son estas personas que van por el campo y te van diciendo qué pajarito es ese, qué planta es y para qué sirve…

Inteligencia existencial (muchos listados no la incluyen).

¿Por qué existimos? La gran pregunta. Esta inteligencia nos permite tener metas de vida, fines o propósitos más elevados que pasarlo bien el próximo fin de semana. Por supuesto, implica un compromiso igual de trascendente. Si quieres puedes quitar existencial y poner espiritual.

Un par de notas: la 9ª inteligencia no suele aparecer en los tests y en muchos listados de las inteligencias múltiples; además, el equipo de Howard Gardner y su equipo de la Universidad Harvard han identificado doce tipos distintos de inteligencias. Hemos puesto 9 porque se conoce a esta teoría como teoría de las 9 inteligencias. 

Inteligencias múltiples
Un listado diferente de las inteligencias múltiples (puedes ver quién es el autor en la misma imagen)

¿Teoría o práctica?

Una cosa curiosa. Este señor, presentó su propuesta en un libro publicado en 1983. Sí!!! Hace una tira de años. Lo triste es que, por mucha lógica que tenga su teoría, seguimos sin aplicarla. En los colegios se sigue enseñando de la misma manera. Ya hablamos en el post de “trabajar sentado” de por qué el método tradicional de la educación está muy muy muy… desfasado.

Bueno… ¿te has visto reflejado en algunas de estas inteligencias? Si quieres, puedes hacer algún test que hay por internet. Aquí te dejo un enlace que está curioso: Test de inteligencia múltiple.

Hay que decir que esta teoría ha sido muy criticada. También ha tenido apoyos. La verdad es que el concepto de inteligencia es muy complicado de definir de forma científica.

Hablando de temas complicados. En EfectiVida, hemos desarrollado una fórmula bastante sencilla para saber tu grado de efectividad, mezclado con la sensación de felicidad. 



Eres un crack

Pero… sea como sea… ¿qué te parece a ti? Creo que coincidirás conmigo en que de toda la vida, ha habido personas a las que se les da muy bien hacer unas cosas, pero no otras. ¿Son más inteligentes unos que otros? ¿Es menos inteligente Michael Jordan que Einstein? Para muchos sí, pero lo cierto es que los dos fueron personas que consiguieron éxito y reconocimiento.

Da lo mismo que bailes, que toques el piano, que seas un crack como orador, escritor o que aprendas idiomas casi sin querer… ¡eres inteligente! ¡tienes un cerebro asombroso! Es muy injusto, no va a salir eso en un test de CI (Coeficiente intelectual). Este tipo de pruebas premian sólo a los que tienen inteligencia matemático-lógica y lingüística. Pero da igual, no lo hagas y una cosa que te ahorras.

Lo importante es lo que haces con tus virtudes, no que te pongan una cifra como si fuera un código de barras.

Como aplicar con efectividad la teoría de las inteligencias múltiples

Vale, pero seamos efectivos… ¿de qué nos sirve saber esto de las inteligencias múltiples? Pues para empezar, para sentirnos bien. El saber que cada persona es distinta, pero más o menos igual de inteligente, nos lleva a una conclusión muy interesante. No somos mejores o peores porque se nos de bien una u otra cosa. Sencillamente, somos distintos. Y esto es algo maravilloso. ¿Te imaginas que a todos se nos diese bien la música? ¿Que al mismo tiempo a todos nos gustara escuchar música? Mucho ritmo, pero… ¿quién lo comentaría? ¿la bailaría alguien? ¿o la dibujaría? ¿quién nos daría un abrazo mientras escuchamos nuestra canción favorita? ¿alguien entendería la letra? Y así podríamos seguir, con este ejemplo y con muchos otros. Sí, la diversidad de inteligencias consigue que disfrutemos de relacionarnos con otros y que disfrutemos de la vida, en buena medida.

No somos mejores o peores porque se nos de bien una u otra cosa. Sencillamente, somos distintos. Y esto es algo maravilloso.

Varias personas, varios cerebros

Ok, perfecto. Pero igual esto no es lo “efectivo” que estabas esperando. No desesperes… ya viene. ¿Quieres ser efectivo aprovechando las inteligencias múltiples? Primero, se consciente de qué se te da bien y qué no se te da tan bien. ¿Para qué te va a servir eso? Bueno, fácil. Enfócate en lo que se te da bien y aprovéchalo para aprender al máximo a la vez que disfrutas. Al mismo tiempo, intenta mejorar las habilidades que no tienes, pero no las uses de momento para aprender.

Un ejemplo práctico para aprender

Un ejemplo práctico. Imagina que quieres aprender las tablas de multiplicar (esto es un absurdo habiendo calculadoras, pero bueno, usemos por una vez un ejemplo clásico). ¿Qué inteligencia tienes? ¿La lógico-matemática? No hagas nada más. Pero lo más probable es que no sea tu caso. De hecho, es una minoría de gente la que disfruta de la inteligencia “medallista” ganadora en los test de CI. Así que vamos a poner que tu inteligencia sea musical. ¿Podrías inventar una canción para aprenderte las multiplicaciones? Es tan sencillo como leer toda la tabla dándole ritmo. Siii, ya lo se… está inventado. Basta con buscar en Youtube y te aparecen cientos de cancioncitas con las tablas de multiplicar.

Vamos a complicarlo: Tienes la inteligencia lingüística. Pues escribe la tabla tu, en vez de leerla o ver la que han hecho otros. Coge tu dibujo, y explícaselo a un amigo. Que tienes la inteligencia kinestésica. Dibuja la tabla en el suelo, y repítela mientras saltas de un cuadrado a otro. ¿La existencial? Plantéate para qué vas a usar esa tabla, imagínate utilizando los cálculos en diferentes situaciones. Claro, es cuestión de echarle imaginación. Aunque como siempre, en internet puedes encontrar técnicas de todo tipo para cualquier cosa que se te ocurra.

Cómo enseñar usando las inteligencias múltiples

Saber que podemos aprender de diferentes formas nos debe servir para enseñar el mismo concepto de maneras distintas. Es probable que estés pensando en tu maestro de escuela (eso de “maestro” ha sonado muy antiguo). O quizá tu mismo eres educador. Pero en realidad, esto nos sirve a todos. Los que somos padres, por ejemplo. Cuando queremos ayudar a un amigo a resolver un problema. Cuando nos toca presentar un proyecto, o dar un discurso, etc.

La idea es que enseñemos lo mismo, pero de varias maneras a la vez. Imagina una clase de inglés. Queremos enseñar la conjugación de un verbo… pues usa varias técnicas a la vez.

  • Primero escribe la conjugación y pide que  los alumnos hagan lo mismo.
  • Después explica un cuento sobre cómo se inventó la conjugación; compara la forma verbal con otros idiomas.
  • Usa fotografías de la naturaleza para cada forma del verbo; pide a cada alumno que diga una frase con alguna de las conjugaciones.
  • Ahora, di tu una conjugación, y sin hablar, sólo con gestos, que un alumno señale a quién se refiere (él, tu, nosotros…)
  • Numera la lista, pon en diferentes colores las letras que van cambiando.
  • Pide a los alumnos que hagan preguntas de lo que no entiendan.
  • Después canta una canción con una conjugación completa, y que la bailen.
  • A continuación, pide a los alumnos que se levanten y que expliquen lo aprendido a otro compañero mientras caminan.
  • Unos minutos después, coge una pelota y lánzala a un alumno. Que este diga la primera persona. A su vez, este tira la pelota a otro compañero, que dice la segunda persona, y así un rato.
  • Para finalizar, que cada alumno se haga un dibujo tipo mapa mental de la conjugación.

La combinación de diferentes métodos para enseñar un mismo contenido es muy efectiva

Igual se te ocurren otras ideas, pero el tema está claro. Y… dime la verdad… ¡¿no es brutal?!

En una clase has conseguido enseñar lo mismo desde varios puntos de vista. A un alumno le ayudará más la canción, a otro, el dibujo. Al mismo tiempo, estás ayudándolos a ser conscientes de sus mejores habilidades mientras potencias las debilidades. Desde luego, ¡una clase así no se olvida! Qué pena que empezamos imaginando. Pero… ¿podrías ponerla en práctica? ¿podrías usar varios métodos cuando hables en público? ¿cuando enseñes a tus niños?

Maestro enseñando en la naturaleza

Conclusión etimológica

Para concluir, me gustaría hacer referencia al origen de la palabra inteligencia. Es bastante interesante. La palabra original viene del latín, y es intelligentia. Primero, esta “inter”, que es entre. Después, “legere”, que es escoger, separar o leer. Así que inteligente es aquel que escoge de entre varias opciones, la mejor; el que lee entre líneas. Hay una diferencia entre intelectual e inteligente. El intelectual es el que tiene la cabeza llena de datos (“un coco”). Pero inteligente es el que practica y vive lo que sabe.

En la página Etimologías de chile se pone un ejemplo curioso. Una joven universitaria saca buenas notas, y la gente dice que es inteligente. Pero entonces se casa con alguien bebedor y vago. Así que era una intelectual, pero no muy inteligente. ¿Cuál de los dos vas a ser tu? Recuerda, “to er mundo es listo”.

Espero que te haya gustado. Hasta que nos volvamos a ver (virtualmente)… ¡Que lo pases muy bien!

Una última cosa: por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus comentarios, likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

*Créditos de la música

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:8    Promedio:4.5/5]
Categorías: Blog

3 commentarios

Jaír Amores · 22/11/2018 a las 10:39 am

Hola Eduardo. Gracias por comentar, y por tu aportación. No conocía, o por lo menos, no me sonaba lo del guión de vida, de Eric Berne. He hecho una búsqueda rápida, y me parece un tema interesante. Dicen que el 40% de nuestra personalidad está definida por la genética, y que el 60% restante es decisión nuestra. Según lo del guión de vida, aparte de los genes, también hay factores múltiples que condicionan.
¡Al final va a resultar que tenemos la vida escrita!
Bueno, está claro que nuestro poder de decisión es enorme, y que podemos responsabilizarnos de nosotros mismos, y definir nuestro camino. Todo es querer…
Le echaré un vistazo más a fondo a lo que comentas.
Gracias de nuevo!
Saludos!

Eduardo Marrone Maccario · 22/11/2018 a las 10:10 am

El ejemplo de la chica chilena, si bien es gráfico, se explica por la teoría del “guión de vida” de Eric Berne. Podemos ser muy “inteligentes” pero tener un guión de “fracasado”.(O de mediocre, ó de éxito).

    Jaír Amores · 22/11/2018 a las 10:40 am

    Hola Eduardo. Gracias por comentar, y por tu aportación. No conocía, o por lo menos, no me sonaba lo del guión de vida, de Eric Berne. He hecho una búsqueda rápida, y me parece un tema interesante. Dicen que el 40% de nuestra personalidad está definida por la genética, y que el 60% restante es decisión nuestra. Según lo del guión de vida, aparte de los genes, también hay factores múltiples que condicionan.
    ¡Al final va a resultar que tenemos la vida escrita!
    Bueno, está claro que nuestro poder de decisión es enorme, y que podemos responsabilizarnos de nosotros mismos, y definir nuestro camino. Todo es querer…
    Le echaré un vistazo más a fondo a lo que comentas.
    Gracias de nuevo!
    Saludos!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: