Hablando de todo un poco… ¿Cuánto vale ir al cine? Aquí en España, a fecha de hoy, entre 5€ y 8€, dependiendo de la película en cuestión, el cine o si usas algún vale de promoción. Pero en realidad eso no es lo que “vale” el cine, ni lo que “cuesta”, sino el “precio”. Y es que valor, costo y precio, no son la misma cosa. Vamos a intentar ver las diferencias entre estos conceptos. Además, hablaremos del coste de oportunidad, de cuánto vales tú y cuánto valen las cosas que tienes o de las que disfrutas. Para poder calcularlo, usaremos un poco de matemáticas, pero no te asustes… nada complicado.

Si lo prefieres, también puedes escuchar una explicación del artículo:

Las cosas hay que calcularlas (precio, coste, valor)

Una vez, conversando con un amigo, hablábamos del coste de la gasolina… A mí me gusta mucho calcular las cosas; bastante. Así que sé cuánto me consume el coche en l/100 km (tantos litros a los 100 kilómetros), que es un valor indicativo.

Hablando del tema, mi amigo me dijo que su coche gastaba muy poco, y que era un “mechero”. Le pregunté cuántos litros le gastaba a los 100 km., y me dijo que no lo sabía, que él iba todas las semanas a la gasolinera y le echaba siempre lo mismo, 20€. Claro… calculando así las cosas, igual resulta que no es todo tan bonito como te parece. Eso sí, él estaba igual de contento.

Gasolinera abandonada

Para ser efectivos, es bueno saber cuánto cuestan las cosas. No solo lo que cuestan, sino su precio, su coste y su valor. Pero… ¿cuál es la diferencia?



Precio

Desde el punto de vista del cliente, no desde la óptica de una empresa, precio es lo que vemos en la etiqueta. Lo que pagamos en dinero por ese objeto o actividad. Luego está el coste. El coste no es lo que cuesta producir eso (esto es para la empresa).

Coste

Para nosotros, el coste es lo que nos cuesta comprarlo. Incluye el tiempo que dedicamos a comparar, a comprar, el dinero en sí… Además, 20€ no es el mismo coste para un pensionista que cobra 600€ que para un directivo que cobra miles de euros al mes. El coste es algo así como el sacrificio personal.

Valor

Y finalmente tenemos el valor. El valor es lo que te da eso que has pagado. Una cosa muy barata puede ser valiosa, o al revés. También hablamos de valor sentimental, y eso no se paga con dinero. Las experiencias que compramos, como un viaje, la ropa, y cosas parecidas tienen un valor muy distinto que el precio y el coste. Incluso es posible que el valor de algo varíe con el tiempo, mientras que el coste y el precio son términos más absolutos.

En el video de abajo tienes una interesante calculadora de precios en horas. La autora tiene un interesante blog de finanzas:

Por eso, todo el mundo tiene claro cuál es el precio de algo, y más o menos, también se sabe con facilidad cuánto cuesta. Pero el valor es más difícil de calcular. Vamos a usar una fórmula muy sencillita, no te asustes, para tener una idea más precisa del coste y el valor de las cosas. La aplicaremos a 4 ejemplos comunes para ver cómo funciona.

Coste de oportunidad

Pero antes, hay un par de conceptos que estaría bien entender.

Uno es el coste de oportunidad. Se suele obviar, pero es muy interesante tenerlo en cuenta. El coste de oportunidad serían las oportunidades que pierdes al comprar algo o al hacer algo. Un ejemplo sencillo: si estás montando en moto (una experiencia) no puedes leer un libro al mismo tiempo. Por lo menos, de momento. O haces una cosa o la otra. Todas las cosas que no haces son ese coste de oportunidad. Es un ejemplo tonto, seguro que a ti se te ocurren mejores.

Cuánto vale tu tiempo

Otro factor a tener en cuenta es cuánto vale tu tiempo. Cuánto vales tú. Y esto se puede medir en función del tiempo. El tiempo es oro, dice el dicho, pero, ¿cuánto vale el oro? Lo mismo con tu tiempo. Tiene un precio.

¿Qué precio le pondrías a una hora de tu tiempo? Para cuantificar esto, podemos usar simplemente lo que vale una hora de trabajo.

Aquí en España, una hora promedio podría estar en torno a los 10€. Si tienes una jorndada estándar de 8 horas, serían 8x10x25 días laborables: 2000€. De esta cantidad, descuenta impuestos, lo que se queda la empresa, etc., y te saldrá un sueldo mileurista, que es lo habitual ahora mismo.

Es un promedio, por supuesto, tu hora de trabajo puede ser más o menos. Hay gente que tiene tanto valor, que su hora de tiempo cuesta millones, y también hay personas que, por determinadas circunstancias, no cobrará esta cantidad. La idea es que tú pongas una cantidad. A mi me viene muy bien este promedio, porque a la hora de usar la fórmula, va a ser más fácil de explicar.

Cuánto se paga en España por hora trabajada

Así, vamos a poner que tu hora de trabajo tiene un precio de 10€, y esto se podría aplicar por extensión a tu hora de tiempo.

La fórmula

Vamos allá con la fórmula. Por cierto, recuerda que en la página de inicio tenemos una fórmula para calcular nuestra efectividad, sin olvidar las cosas importantes de la vida. 

La fórmula para saber el coste real de las cosas es:

CE+CT

CE = Coste efectivo (precio)

CT = Coste del tiempo (valor de tu hora x cantidad de tiempo)

Apliquemos esta fórmula a 4 ejemplos que nos van a clarificar el tema.

Ejemplo 1: EL CINE

Cine antiguo

Coste efectivo del cine = 7€

¿Cuánto tiempo estarás viendo la película? Pongamos 2 horas. Así que CT=2 x 10€ = 20€

Claro, para que todo esté correcto, faltan cosas. Además del tiempo que tardas en ver la película, hay que añadir el tiempo que tardas en ir al cine, en comprar las entradas, y en regresar a tu casa. Vamos a poner 1 hora más en total.

También habría que añadir si compras un refresco y las roscas (palomitas, maiz… es curioso este alimento, en cada sitio se dice distinto). Añadimos un mínimo de 3€ más.

Y la fórmula queda así:

CE = 7€ + 3€ = 10€

CT = 2h duración peli + 1h trayectos y compra = 3 horas x 10€ = 30€

CE + CT = 10€ + 30€ = 40€

Es decir, el cine tiene un coste de unos 40€. Ya esta cifra indica algo, y es que el cine no es nada barato.

Claro, aquí hay cosas relativas. Es cierto que “gastas” dos horas en ver la película, pero igual a ti esas dos horas te dan un valor tremendo. Aún así, esta cifra nos va a servir para comparar y para darle un valor más realista.

¿Y qué pasa si veo la peli en mi casa?

Vamos a comparar ir al cine con ver una película en tu casa.

Damos por sentado que no vamos a piratear la peli, y que la pagamos con alguno de los muchos sistemas existentes. La película te puede costar 5€, y la puedes ver varias veces durante un tiempo. En cuanto al refresco, las roscas y todo eso, podemos poner una cifra, pero seguro que va a ser muchíiiisimo más barato que en el cine. Pongamos 2€ más. En cuanto al tiempo de duración, es el mismo: 2 horas. Eso sí, no tienes que trasladarte (ni usar el coche, que no lo hemos contado), ni aparcar, ni nada de eso. Aplicamos la fórmula y nos da lo siguiente:

CE = 5€ + 2€ = 7€

CT = 2 horas = 2 x 10€ = 20€

CE + CT = 7€ + 20€ = 27€

Multiplica por la famlia

La diferencia es obvia. Ahora multiplica esto si en vez de ir tu solo al cine, van una familia de 4 personas.

En el caso del cine serían 40€ x 4 = 160€ (ya estamos manejando cifras que imponen un poco). En el caso de la peli en casa serían 5€ + (2€ x 4) + (20€ x 4) = 5€ + 8€ + 80€ = 93€. Ahora la diferencia es todavía mayor, porque el cine lo tienen que pagar todos, mientras que la peli en casa se paga una sola vez independientemente de cuántas personas la vean.

Como decíamos antes, el valor es distinto. El sonido, la pantalla, la sensación… no es lo mismo. En casa no puedes alquilar películas de estreno. No es una cuestión técnica, es que, obviamente, les interesa que la gente vaya al cine y page un precio mayor. Por otro lado, no te tienes que trasladar, no tienes que aguantar a algunos energúmenos que tienen la mala costumbre de ir al cine también…

De igual manera, la fórmula deja claro que ir al cine es bastante caro en comparación con alquilar una película en casa.

Ejemplo 2: IR AL TRABAJO EN COCHE O EN TRASPORTE PÚBLICO

Cuánto cuesta el coche y el transporte público en la ciudad

Esta es una cuestión eterna, sobre todo en las grandes ciudades. En sitios como donde yo vivo, usar el coche es innegociable.

Supongamos que el coche te cuesta 150€ a la semana. Es un promedio muy por encima. Tienes que pagar una cuota, más seguro, impuestos, reparaciones, mantenimiento, gasolina, aparcamiento, multas, garaje… Seguramente estoy calculando por debajo. Por cierto, por si te sirve esta cifra, en España, en muchos convenios laborales, se pagan 0,19 céntimos el kilómetro, si el trabajador usa su coche propio.

Ahora pongamos que para ir al trabajo, tardas una hora, media hora por trayecto. Y que, a la semana, dedicas otra hora más en limpiar el coche y en su mantenimiento.

La fórmula sería:

CE = 150€

CT = 1 hora x 5 días laborables + 1 hora semanal de mantenimiento = 6 horas x 10€ = 60€

CE + CT = 150€ + 60€ = 210€

Es decir, a la semana, usar el coche para ir al trabajo son 210€, al mes, unos 840€

¡Pues voy en transporte público!

¿Cuánto te costaría ir en transporte público? Un ticket semanal podrían ser 10€ a la semana. Claro, el trayecto es el doble de tiempo: una hora por trayecto. No hay cuotas, aparcamiento, multas, nada de lo anterior. Así que la fórmula se queda así:

CE = 10€

CT = 2 horas x 5 días laborables = 10 horas x 10€ = 100€

CE + CT = 10€ + 100€ = 110€

La diferencia es notable. Al mes, usar el coche son 840€ al mes, y el trasnporte público serían 440€. Casi la mitad. En un mes te estarías ahorrando 400€. Es que, incluso, si necesitas coche el fin de semana, te puedes alquilar uno o pagar un taxi. Aparte del coste de oportunidad. Mientras vas en coche, como mucho, puedes aprovechar para escuchar podcast o para mal llamar con el manos libres. En metro, bus y similar, puedes hacer muchas cosas más, y te ahorras el estrés de buscar aparcamiento, la probabilidad de accidente, etc.

Igual, cada uno es libre de decidir, pero la fórmula deja clara la diferencia.

Una cosa más sobre esto, imagina el resultado de la fórmula si usas bici, o si vives cerca de donde trabajas…

Ejemplo 3: ESCRIBIR UN LIBRO

Cuánto vale escribir un libro

La fórmula se puede usar también para saber cómo rentabilizar nuestro tiempo.

Imaginemos que escribes un libro. Puedes hacerlo a coste 0, pero pongamos que pagas a alguien para que te haga las ilustraciones y otras tareas similares. En total te gastas 500€ en tu libro. Además, inviertes 50 horas de trabajo.

CE = 500€

CT = 50 horas x 10€ = 500€

CT + CT = 500€ + 500€ = 1000€

Esto te sirve para saber cuántos libros tienes que vender hasta recuperar tu inversión. Si vendes libros hasta conseguir 1000€, ya has rentabilizado el tiempo. A partir de ahí, serían ganancias.

Un libro es un ejemplo perfecto de un ingreso pasivo y escalable. El valor del producto es diferente a su coste.

Ejemplo 4: COMPRAR UNA CAMISA

Cuánto cuesta comprar una camisa

Ahora vamos a usar la fórmula para ver el valor de uso de algo.

Te compras una camisa cara (tampoco mucho). El precio es de 20€. Además, inviertes una hora en compararla.

CE = 20€

CT = 1 hora x 10€ = 10€

CE + CT = 20€ + 10€ = 30€

Este es el coste total. Pero aparte, pongamos que la camisa te gusta mucho, y la usas un total de tres horas cada semana. Como no eres un guarrete, la lavas con frecuencia. No pasa nada, la camisa es de calidad, así que aguanta un año entero. Si aplicamos la fórmula verás que, en un año, sucede esto:

CT = 3horas a la semana x 52 semanas = 156 horas x 10€ = 1560€

Es decir, la camisa te costó 30€, pero tiene un valor de 1560€

La camisa “barata”

Ahora pongamos que te compras una camisa barata y de no muy buena calidad. El precio son 5€, tardas media hora en comprarla. Así que…:

CE = 5€

CT = 1/2 hora x 10€ = 5€

CE + CT = 5€ + 5€ = 10€

El coste aparente de la camisa son 10€. Es verdad que, lo mires como lo mires, la camisa es más barata. Pero ahora mira lo siguiente. La usas 5 veces en el año, una hora cada vez. No te gusta mucho, así que se queda más tiempo en el armario que cogiendo aire. Encima, como también la lavas, pero la tela es de mala calidad, no te dura más de un año. Aplicamos la fórmula y…:

CT = 5 horas en el año x 10€ = 50€

Esto nos lleva a una conclusión muy interesante. La primera camisa puede que sea cara, pero nos da un valor tremendo. La segunda es barata, pero al final sale muy cara en comparación. Además, si piensas en el coste de oportunidad, verás que, las veces que no te pones la camisa barata, tendrás que ponerte otra, con lo que su coste será todavía mayor. Además de almacenaje y otras cuestiones.

La idea es usar la cabeza para algo más que para llevar un sombrero

Una escultura que represente una "cabeza pensante"
Una escultura que represente una “cabeza pensante”

Bueno… son cuatro ejemplos y diferentes maneras de aplicar los conceptos que, si los mezclas, te dan una cifra aproximada del valor de las cosas. El objetivo de todo esto es usar la cabeza, pensar un poco antes de comprar o de tomar decisiones económicas. Hay que pensar en los costes ocultos, esos que no se ven a primera vista. También te puede ayudar saber qué es un deseo y qué es una necesidad.

También hay que aprender a pensar en términos de tiempo. Tu tiempo vale mucho. El dinero se puede recuperar, pero el tiempo no; no tiene vuelta atrás. A veces, usando este tipo de fórmulas, te das cuenta de que la clave no es trabajar muchas horas, sino aprender a comprar con más sentido (este si que no es común).

Seguro que hay más ejemplos que se pueden usar. ¡Te animo a compartirlos!

En conclusión:

Pues nada, no te quito más “tiempo”, que ahora ya sabes calcular cuánto te está costando leer o escuchar este artículo. Eso sí, espero que su valor supere a su coste, porque precio, ya sabes que no tiene, literalmente, vamos… que te ha salido gratis.

Una última cosa: por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus comentarios, likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Esto ha sido todo… Espero que te haya gustado. Recuerda que hoy se te ha dado un regalo de 86.400 segundos hoy. ¿Has utilizado uno para decir gracias?

Me despido… Hasta que nos veamos de nuevo (virtualmente, claro está), ¡que lo pases muy bien!

*Créditos de la música

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:8    Promedio:4.4/5]
Categorías: Blog

8 commentarios

Alejandra - Raitit · 20/08/2018 a las 11:54 pm

Muy buena la entrada Jair, y gracias por compartir mi video.
Me he reído con lo de las palomitas, es cierto que tienen nombres muy diferentes en cada sitio, a modo de anécdota, en Argentina se le dice pochoclo, supongo que por una argentinización del término inglés popcorn ➡️pop – choclo (choclo=maiz)
Cómo tú dices, se trata de pensar un poco más las cosas y de ser conscientes de las decisiones que tomamos, por lo general no nos gusta “perder el tiempo” pensando sobre finanzas y dinero, pero es algo que todos deberíamos hacer, justamente para no perder nuestro tiempo y dinero.
Un saludo
Alejandra

    Jaír Amores · 21/08/2018 a las 12:13 pm

    Muchas gracias a ti, por comentar. Como tu dices, lo importante es no perder el tiempo ni el dinero. Sobre todo el tiempo, porque no vuelve. Saludos!

Ruben · 30/04/2018 a las 12:22 pm

Gracias x ayudarnos a la reflexión
Veamos qué opinas de este ejemplo…

Ejemplo 5. Tener un hijo.

Precio: 0€

Coste (le he dado muchas vueltas a este tema… por un lado está el coste directo: alimentación, ropa, medicinas, estudios… después está el tiempo dedicado: cuando le ayudas a hacer los deberes, cuando se despierta a media noche porque ha tenido una pesadilla, cuando lo bañas, cuando le escuchas… He hecho las cuentas pensando que mi hija se irá de casa a los 22 (llámame iluso) y he sumado el valor de las horas que invertiremos mi mujer y yo): +/- 450.000€

Valor: Ufff… Es complicado… Si tu hijo llega a ser una magnífica persona te parecerá que todo ha valido la pena, que el valor supera con creces el coste (incluso el coste de oportunidad: ¿cuantas cosas hubiera podido hacer si no hubiera criado un hijo?) pero, ¿qué pasa si cuando mi hijo crece decide tomar un camino en su vida totalmente contrario a lo que yo creo correcto? ¿Qué pasa si se convierte en ladrón, asesino o incluso algo peor?

Bienvenido a las inversiones de alto riesgo!!!

    Jaír Amores · 30/04/2018 a las 10:08 pm

    Gracias Rubén por tu comentario. Es buenísimo!! Me he reído un rato por el tono cómico que le das al tema, jejeje. Muy serio, por otro lado. Como tu dices, es una “inversión de alto riesgo”. Para que el cálculo sea correcto, igual hay que añadir esposo (esperemos que traiga money), nietos, nietas, bisnietos, etc. Bueno, aparte de bromas, creo que la mayoría coincideremos en que criar a un hijo no tiene precio. Incluso, aunque de mayor no sea como esperábamos, el disfrute de haberlo cuidado, de mostrar tanto amor, da muchísimo valor. Creo que merece la pena el esfuerzo.
    ¡Que vaya muy bien tu inversión! ¡Un fuerte abrazo!
    (Por supuesto, vaya por delante todo el respeto hacia aquellos que no desean tener hijos. Puede haber razones muy válidas, o impedimentos de peso)

Paco Valero · 30/04/2018 a las 4:55 am

Mi segundo del “GRACIAS”. Un artículo genial. La percepción del tiempo y el dinero cambia totalmente cuando lo examinas de esta forma. Mucho valor en estos 86.400 segundos.

    Jaír Amores · 30/04/2018 a las 9:46 pm

    Muchas gracias Paco por tu comentario. Sí, la verdad es que el tiempo lo cambia todo, jejeje. Un saludo!

agape · 18/04/2018 a las 7:58 am

Curioso… cuando se reflexiona en el tiempo de esa manera parece que rinde más. Me gusta eso del valor oculto de las cosas. Prestaremos más atencion a eso en adelante.

    Jaír Amores · 21/08/2018 a las 12:16 pm

    Muchas gracias, agape, por participar. Efectivamente, cualquier control que tengamos sobre el tiempo, hace que rinda más. Saludos!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: