¿Te has sentido alguna vez abrumado por tantas cosas que hacer? ¿Has probado diferentes métodos de organización que no terminan de funcionar? ¿A que sí? Yo también. Y la mayoría. Pero, déjame decirte algo, y que conste que probablemente no te conozca personalmente. ERES TREMENDAMENTE ORGANIZADO. Tienes tanta organización que te pasas de organizado. Esto es un problema, y como todos los problemas, tiene solución. ¡Hablemos del tema!



Eres muy organizado y lo sabes

Decíamos al principio que eres muy organizado. La cuestión es que igual lo sabes o igual no. No hablo por hablar. Si te fijas en la siguiente imagen verás lo que dice el diccionario de la Real Academia Española sobre la organización (que viene del verbo organizar): 

Definición organización

La primera acepción es establecer o reformar algo para lograr un fin, coordinando las personas y los medios adecuados. No parece tan complicado, ¿verdad? Y la segunda acepción es simplemente poner algo en orden. La tercera: hacer, producir algo.

Teniendo en cuenta el significado de organizado, tu lo eres. El simple hecho de leer este blog precisa de cierta organización.

Piensa en todos los procesos que se ponen en marcha para estas dos tareas aparentemente sencillas (comprender un idioma, saber leer, usar un ordenador o dispositivo electrónico, usar unos auriculares, sacar tiempo para hacerlo…)

Incluso es probable que estés haciendo más de una cosa a la vez. Por cierto, a menos que estés escuchando el audio, no es muy recomendable, como hablamos aquí hace tiempo.

Este parece listo, pero no es tan organizado como tu
Este parece listo, pero no es tan organizado como tu

¿Y por esto soy organizado?

Pues por comparación, sí. 

Piensa en el animal más inteligente que se te ocurra. ¿Le has visto alguna vez leyendo el periódico? ¿o leyendo esta web? Todos los seres vivos que existen, excepto el ser humano, carecen de sentido de la organización, más allá de tareas repetitivas, impronta, o, como mucho construcciones sencillas. Lo máximo es usar alguna herramienta sencilla, y ya esto nos asombra. Y eso que estamos hablando de seres vivos inteligentes, que si hablamos de plantas…

Así que, ya, de entrada, comparado con el resto de seres vivos del planeta, eres extremadamente organizado.

Claro, dirás, pero si me comparo con otras personas… Vamos a hacerlo también. Con una pequeña diferencia con lo que estarás pensando.

La gente de antes y su organización

Intentemos imaginar la vida de alguien que vivió en civilizaciones anteriores. Se calcula que el primer reloj eléctrico data de 1840. Antes de la llegada del reloj tal y como lo conocemos hoy, existían relojes como el de sol (que tenía un pequeño problemita: no funcionaba de noche). También el de arena, pero solo le funcionaba a aquel que lo usaba, no era muy útil para quedar con alguien del pueblo de al lado. ¿Qué tipo de organización tenía esa gente? 

Reloj solar

Oye, ¿y qué me dices del calendario, o de la agenda? ¿Le sonaban a la gente antigua alarmitas para recordarles que tenían que llevar el coche al mecánico? ¡Por supuesto que no! 

Y sus logros

Es posible que ahora mismo estés pensando: «Bueno… pero es que esa gente de antes no realizaba logros como los que conseguimos en la actualidad».

¿Si? ¿Estás seguro de eso? Porque a fecha de hoy, todavía muchos piensan que para construir las pirámides, tuvieron que tener ayuda extraterrestre. Y lo piensan porque es algo tan complejo que sería imposible que la gente «ignorante» de la antigüedad pudiera lograr algo así. 

Piramides de Egipto

Claro, lo de las pirámides tiene mucha fama. Pero si piensas en otras civilizaciones pasadas, es lo mismo. En el Museo Británico se conservan restos de Mesopotamia. En las ruinas se han encontrado tablas de multiplicación, división y raíces cuadradas, raíces cúbicas. También había tableros de diferentes juegos, instrumentos musicales, como el arpa, armas, como un hacha de acero, sets de maquillaje… En las casas había agua corriente y baños y hornos para cocinar, entro otras comodidades. Esto hace 4000 años.

Y nos faltaría tiempo si hablamos de las maravillas de la humanidad, todas ellas antiguas. 

Pero no hay que remontarse a tiempos tan lejanos. Aquí en España tienes el acueducto de Segovia, o la Alhambra, de los árabes, en Granada. 

¿También necesitaron ayuda de los extraterrestres para realizar todas estas construcciones? 

Eres mucho más organizado que la gente de antes

Y recuerda (no queremos desviarnos del tema): Tu eres mucho más organizado que cualquiera de estos personajes que participaron en los grandes logros de la historia. Ellos no tenían GTD, ni usaban agenda electrónica, no sabían conducir, ni usar un ordenador, ni un mínimo porcentaje de las cosas que tu sabes hacer y que incluyes en tu rutina diaria.

Igual ahora estás pensando que vale, comparado con todo esto, eres muy organizado, está bien. Pero aún así sigues pensando que te faltan horas en el día. En esto sí que tienes razón. 

Si no has usado nunca el método de organización llamado Time blocking, te lo explico rápido. Se trata de poner en el calendario absolutamente todas las tareas que realizas en el día. Hay que incluir todo, todo. Comer, desplazamientos, reuniones, tiempo libre, ir al baño… todo. Cada bloque de tiempo te dice cuándo comienza la tarea y cuándo termina. Según este método, no hacen falta las listas de tareas, porque para cada tarea, hay que bloquear un tiempo. 

¿Sabes lo que te va a ocurrir probablemente si lo pones en marcha?

Los bloques de tiempo se van a mezclar unos con otros. No te va a caber todo. Y este es el gran problema: 

No es que no seas organizado. Es que es imposible que lo seas.

¿Por qué? Porque la organización que muchas veces pretendemos no es posible. No hay tiempo suficiente para todas las cosas que tienes que hacer. Siempre vamos a querer hacer más y más cosas. No solo las exigidas por el trabajo, los compromisos, sino nuestros propios proyectos y metas. 

Un ejemplo de la supuesta organización moderna
Un ejemplo de la supuesta organización moderna

Aquí viene la única solución permanente para la supuesta “falta de organización”. 

Si quieres ser realmente organizado, disfrutar de lo que haces, y lograr más cosas, debes hacer menos cosas. 

Hablando de disfrutar, probablemente te interese conocer la fórmula de la efectividad

La gente de antes conseguía lo que quería por varios motivos: 

  1. Tenían menos cosas que hacer
  2. Se enfocaban en lo que querían (pirámides, pues pirámides). Tenían prioridades, y esto implicaba hacer sacrificios personales. 
  3. Tenían paciencia. No esperaban que las cosas sucedieran ya (como cuando apretamos la pantalla táctil y ocurren cosas; construir una pirámide lleva tiempo)
  4. Se esforzaban. No sólo es una cuestión de tiempo, sino también de trabajo. Las cosas llevan su tiempo, y su esfuerzo. Esfuerzo inteligente, claro está (como en las pirámides) 
  5. Colaboraban. No hacían las cosas desde una mesa en un despacho ellos solitos. Salían a la calle a buscar gente que les ayudara (no esclavos ehhh)
  6. Tenían una meta superior. Como dejar una pirámide para la posteridad. 

Fíjate. Si piensas ahora en gente que consigue logros o supuestos logros en la actualidad, y examinas sus vidas… ¡Verás que cumplen estos 6 mismos puntos!

¿Son ellos más organizados que tu? ¿Tienen más tiempo que tu? La respuesta es no. 

Por eso, aunque es muy recomendable usar métodos de organización, si no tienes en cuenta estas cosas, no te va a funcionar ninguno. 

Ahora bien, la combinación de estos 6 puntos con un buen método de organización hará que puedas conseguir cualquier cosa que te propongas. 

La torre de Babel y los límites del hombre

Hay una historia de la Biblia que llama la atención. Seguramente habrás oído hablar de la torre de Babel. La humanidad, que por aquel entonces solo hablaba un idioma común, decidió construir una torre que llegara a los cielos. Esto era un desafío, así que, en los cielos, dijeron algo así como: «Tenemos que hacer algo, porque todo lo que el hombre se proponga, lo conseguirá». Esto, sea que creas en la Biblia o no, da igual, es una realidad. Hay pocos límites para lo que el hombre es capaz de realizar.

torre de Babel

Piensa en lo que ocurrió en la era de la industrialización. En 100 años, se pasó de carros tirados por caballos a la construcción de la bomba atómica, aviones para transportarla, y naves para ir a la luna. 

En conclusión

Probablemente no tengas una meta tan ambiciosa. La mayoría de la gente hoy día simplemente pretende disfrutar un poco más de su tiempo y lograr ciertas metas. Pero la idea es la misma: lo puedes conseguir. 

Recuerda los 6 puntos, sobre todo el primero: elimina lo superfluo, enfócate, ten paciencia, esfuérzate, busca ayuda y piensa en metas elevadas, con principios…

… y lo conseguirás, porque tu, sí, tu, eres tremendamente organizado.

Espero que te haya gustado este tema. Por cierto, ¿serás tan organizado como para dedicar un poco de tu tiempo a dar un like o a comentar?

No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido… Hasta que nos veamos de nuevo (virtualmente, claro está), ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:7    Promedio:5/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

1 comentario

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: