El idioma español o castellano, es el segundo idioma más hablado del mundo. Viene de las lenguas latinas, y se calcula que se gestó a finales del s. XI. Una de sus letras características es la eñe (Ñ). Pero… ¿sabes cómo se llama el palo de la eñe?


Si lo prefieres, también puedes escuchar una explicación del artículo en audio:



El palo de la eñe y la efectividad

Quizá te estés preguntando… ¿y qué tiene que ver el palito de la eñe con la efectividad? En realidad, no mucho. La verdad es que este va a ser un artículo en donde me voy a salir del tiesto. Quiero presentar un mini-proyecto, un experimento social, a ver a dónde llega.

Por otro lado, me hace mucha ilusión hablar del palo de la eñe, ya verás por qué.

Además, en el fondo, todo tiene que ver con la efectividad. Y el palo de la eñe… también.

Símbolo de la eñe en lengua de signos española

Orden y Organización

Algo que les encanta a los amantes de la efectividad es categorizar. Esto no es sino poner nombre a las cosas, clasificar, dar un orden. Estoy convencido de que el orden y la organización tienen mucho que ver con la efectividad.

Un ejemplo: un cajón lleno de calcetines, pantalones y jerseys está desordenado y desorganizado. Si tienes un cajón para pantalones y otro para calcetines, ya tendrás un armario organizado. Pero si además, colocas los calcetines, dentro del cajón, por un orden -colores, tamaño, tipo, etc.-, también tendrás un cajón ordenado.

Ahora te hago una pregunta: ¿qué es más efectivo? ¿tener un cajón desordenado y desorganizado? ¿o uno donde puedas recoger tus calcetines preferidos en segundos?

La efectividad incluye la eficiencia, que es ahorrar recursos. Y uno de los recursos más importantes es el tiempo. Por eso, un cajón ordenado y organizado ahorra tiempo, es eficiente, y, por lo tanto, influye en tu efectividad.

Desorden

Pues bien… resulta que, aunque el idioma español es uno de los más hablados, tiene cientos de años de historia… ¡NO TIENE NOMBRE PARA EL PALO DE LA EÑE!

¡QUÉ FALTA DE EFECTIVIDAD!

¿Y no se llama «virgulilla» al signo de la eñe?

Letra eñe

Pero, un momento… es posible que hayas escuchado que a la barrita de encima de la letra eñe, se le llama virgulilla.

Sin embargo, la Real Academia Española acepta también como ejemplos de virgulilla el apóstrofo (’), la cedilla (¸) y el acento agudo (´).

En otras palabras, si fuera un cajón de un armario, habría calcetines, pantalones y jerseys en el mismo sitio.

Dicho de un modo más sencillo. Esa barrita denostada por Google y sus algoritmos, víctima de intentos de hacerla desaparecer… Ese línea fina que, año tras año, nos ayuda a diferenciar palabras que se escriben igual, salvo por ese triste palito… Este bigote que aparece en 13590 palabras, y que se incluye en el propio nombre del idioma… Nuestro ALT+126, nuestra pequeña ~…

¡NO TIENE UN NOMBRE PROPIO!

Manos a la obra

Otra de las características de la efectividad es hacer. Proyectar, organizar, sí, pero sobre todo hacer. Así que me he propuesto darle solución a este problema.

He estado pensando en un nombre adecuado a la barra de la eñe. Haciendo una pequeña investigación, he visto que existen algunas propuestas, pero que no han llegado a buen término. Un ejemplo fue la petición de Change.org.

Creo que el problema es que falta definición. Es decir, se pide a otros usuarios de la red que propongan un nombre. Lo cierto es que, en determinados asuntos, la democratización puede resultar poco efectiva.

Así que, en este caso, he preferido proponer directamente un nombre. ¿Cual? Y, ¿por qué?

SIÑO

SIÑO. Así se va a llamar a partir de ahora el palo de la eñe. (Hay que ser positivo. Igual esto no llega a ningún sitio, pero si dudo de mis posibilidades, voy mal).

¿Y por qué «SIÑO»?

  1. Es una palabra corta, fácil de pronunciar y de recordar.
  2. Incluye en su interior la letra eñe y su siño. (Jejeje. Aquí podríamos entrar en un ciclo infinito)
  3. Se parece a la palabra «signo», que es precisamente a lo que se refiere el siño: una representación, en este caso, una figura escrita que representa la modificación de un sonido.
  4. La palabra no existe (todavía). Está libre. Casi pienso que estaba esperando por nosotros.

¿Me ayudas a lograrlo?

¿Qué te parece? ¿Te gusta la idea? Lo sé… es una idea un tanto boba. Pero… ¿por qué no? ¿por qué no, entre todos, le ponemos nombre al palo de la «eñe»?

En esta ocasión, más que nunca hasta ahora, quiero pedirte un favor: COMPARTE. Haz que esto llegue hasta el último rincón del mundo hispano-hablante. Por mi parte, voy a intentar dar a este artículo toda la difusión que me sea posible, pero igual tú conoces a alguien que pueda ayudar.

Abajo tienes el Tweet donde cito la propuesta. Sería buenísimo si lo puedes retwittear.

También te dejo el enlace de la propuesta en la página Change.org, donde, con un par de clicks, podrás firmar dando tu apoyo.

Propuesta SIÑO en Change.org

¿Te imaginas que por fin se le de solución a este error de la historia?

Y mira, si al final no conseguimos nada, pues habremos aprendido en el camino, y nos habremos echado unas risas.

Cuando las arañas tejen juntas, pueden atar a un león. – Proverbio Etíope Clic para tuitear

No te olvides de aportar lo que te parezca bien en los comentarios. Me encantaría saber tu opinión. Cuenta conmigo para lo que te pueda ayudar. Puedes usar el formulario de contacto para decirme lo que te apetezca. Estaré encantado de atenderte. Recuerda también que disponemos de la sección Compras Efectivas, donde hacemos recomendaciones de productos realmente útiles, eficaces y eficientes. ¡Échale un ojo! Y una última cosa: Por favor 🙏 , ayuda a EfectiVida con tus likes, compartiendo en tus redes sociales, o como lo veas mejor. Te lo agradezco muchísimo. El objetivo es que más personas puedan aprender a ser realmente efectivas. ✅

Me despido. Hasta que nos veamos de nuevo… (virtualmente)… ¡que lo pases muy bien!

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:1    Promedio:3/5]

Jaír Amores

Mi nombre es Jaír y soy de la cosecha del 78. Estoy felizmente casado, tenemos dos preciosas hijas, y vivimos en Las Palmas de Gran Canaria. Desde muy chico, ya me gustaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar tareas. Y… no sé si a ti te ha ocurrido también: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos. Tengo muuuuuchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mí. Y compartir lo que aprendo… todavía mejor si cabe. Estoy convencido de que la efectividad siempre es mejorable, pero… sin olvidar las cosas importantes de la vida.

2 commentarios

Jaír Amores · 04/10/2019 a las 11:28 pm

Hola Angélica. Gracias por pasarte por el blog y por comentar. Pues mira, tonterías que se me pasan por la cabeza, jajaja. El problema es que como las apunto, alguna acaba convirtiéndose en esto.
Muchas gracias por tu apoyo, por cierto. Claro que sí… ¡a por ello!
Saludos!

Angelica · 04/10/2019 a las 10:42 pm

¿Cómo se te ocurren estas cosas? jajaja,a por ello !!

¿Qué te parece? Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: