¿No eres organizado? La solución final

¿Te has sentido alguna vez abrumado por tantas cosas que hacer? ¿Has probado diferentes métodos de organización que no terminan de funcionar? ¿A que sí? Yo también. Y la mayoría. Pero, déjame decirte algo, y que conste que probablemente no te conozca personalmente. ERES TREMENDAMENTE ORGANIZADO. Tienes tanta organización que te pasas de organizado. Esto es un problema, y como todos los problemas, tiene solución. ¡Hablemos del tema!

Árbol caído en coches

Si no usas las leyes de Murphy a tu favor, estás perdido

¿Has oído hablar de las leyes de Murphy?
“Los pares de calcetines siempre van de dos en dos antes de entrar a la lavadora y de uno en uno al salir de ella”

“Cuando tengas las manos embadurnadas de grasa, comenzará a picarte la nariz”

“Llevar un paraguas cuando hay previsión de lluvia hace menos probable que llueva”

“Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto”

“Da igual por donde abras la caja de un medicamento. Siempre te molestará el prospecto”

“La velocidad del viento aumenta proporcionalmente al precio del peinado”

Y más de una vez sonreímos al escucharlas porque… ¡son verdad! ¿O a ti no te ha pasado? Claro, efectivas, lo que se dice efectivas, no son, por lo menos a nuestro favor. Así que, ¿por qué no le damos la vuelta a la tostada?

Puntualidad

Puntualidad: 11 puntos para ser puntuales

“En cinco minutos estoy ahí”, “Estoy saliendo, dame un poco de margen”, “¡Vaya! Disculpa. Se me ha hecho tarde”. ¿Te suenan estas frases? Seguro que sí. Bien porque las has dicho tu, o porque las has oído, o probablemente ambas cosas. A todos nos ha pasado, ¿verdad? Pero… ¿es tan malo ser impuntual? ¿Qué puedo hacer si me esfuerzo para llegar a tiempo, pero no lo consigo? Vamos a ver algunas ayudas para mejorar nuestra puntualidad.

Ley de Parkinson y el tiempo

La ley de Parkinson: cómo usarla a tu favor

Cuando oímos el nombre Parkinson, normalmente pensamos en la enfermedad de Parkinson. Pero no fue el único señor con nombre Parkinson que descubrió algo relacionado con el uso del tiempo. Obviamente, no vamos a hablar aquí de una enfermedad (lamentable enfermedad, dicho sea de paso). Vamos a ver en qué consiste la ley de Parkinson y cómo podemos aplicarla para hacer las mismas cosas en menor tiempo, mejor, y con mejores resultados. ¿Te parece imposible? Vamos a verlo…