¿Te gustaría hacer más cosas en menos tiempo? ¿Lograr que lo que hagas tenga resultados positivos en tu vida y en la de otros? ¿Te gustaría ser efectivo y feliz con lo que haces? ¿Verdad que sí? Pues… ¡Buenas noticias! ¡Se puede! Piensa que por muy bien que esté hecho algo, normalmente se puede mejorar. En eso consiste EfectiVida. Aquí hablamos de efectividad al máximo, sin olvidar las cosas importantes de la vida, y con alguna dosis de buen humor, por supuesto. Déjame explicarme un poco mejor…

Dunas de Corralejo y la efectividad

La vida se abre camino en las dunas de Corralejo

La fotografía de arriba fue tomada en Corralejo, Fuerteventura. Es un lugar precioso. Si vienes desde el sur, pasarás primero por un territorio árido color ocre, sigue un antiguo volcán con tintes rojizos. De pronto… el paisaje cambia bruscamente. A la derecha, playas de arena coralina, con rocas volcánicas negras y aguas turquesas. A la izquierda, dunas de arena blanca. En días ventosos, se puede ver perfectamente cómo la arena pasa literalmente por encima del asfalto, como si quisiera mezclarse con el agua y reencontrarse con sus orígenes. Con tan solo adentrarse unos metros en las dunas, uno está en medio de la nada, en total silencio.

Y allí, rodeado de un ejército de pequeños granos de arena, disciplinados, perfectamente ordenados y eficientes, surge una pequeña planta. ¡Si! La vida se abre camino. Vivimos en un planeta rebosante de vida, y de vida muy efectiva. De ahí el título de esta web. No, no me he equivocado y me ha faltado poner la “d” final de “efectividad”. Es EfectiVida.

¿Qué es efectividad y qué tiene que ver con EfectiVida?

Es una palabra inventada (siii, lo se, es un poco friki). Efectivida es una mezcla de dos conceptos:

Efectividad + Vida. La idea de esta página, del podcast y de los contenidos que comparto en redes (me las he cargado todas, sólo me queda Twitter… de momento) es ser efectivos sin olvidarse de que hay cosas en la vida que son más importantes que la mera efectividad. Por otro lado, efectividad es a su vez la suma de otras dos cosas: Eficacia y Eficiencia.

Eficacia sería hacer las cosas que nos lleven a conseguir un resultado. La pregunta que habría que hacerse es “qué” necesito para lograr esto. Por otro lado, eficiencia tiene que ver con los recursos empleados. Así que la pregunta relacionada sería el “cómo”. Como vemos, son palabras afines, pero con matices.

Un ejemplo: en el caso de los electrodomésticos, como una lavadora, nadie duda de que sea o no eficaz. Si no lo fuera, eso querría decir que no cumple su función, y nadie la compraría. Pero sí se suele indicar su eficiencia (cuánta energía y cuánta agua consume).

En resumen:

Eficacia (¿qué?): Cumplir el objetivo

Eficiencia (¿cómo?): Hacer algo al menor coste

Efectividad: La mezcla ideal de los dos conceptos anteriores

EfectiVida y las diferencias entre Efectividad, Eficacia y Eficiencia

Diferencias entre Efectividad, Eficacia y Eficiencia

La fórmula de la efectividad : cómo saber si eres efectivo

*** NOTA: Si no te gustan las matemáticas, hazme caso, se efectivo y pasa al siguiente subtítulo ***

Ya que tenemos claras las diferencias entre eficiencia, eficacia y efectividad, ¿cómo podrías saber si eres o no efectivo?

He formulado un cálculo para que incluya en el resultado, además de la efectividad, la parte de vida, es decir, lo felices que nos hace algo. La he llamado LA FÓRMULA EFECTIVIDA. ¡Allá va!

  • Eficacia = (resultado X 100) / (resultado previsto)Lo que queremos saber es si hemos conseguido los resultados que queríamos o no (da igual cómo lo hayamos logrado). Un ejemplo: querías conseguir 2000€ en ventas, y has logrado 1600€, así que: Eficacia = (1600 X 100) / (2000) = 80. Si te has fijado, en realidad es un porcentaje: 80%. Si has logrado 2500€ en ventas, el resultado sería 125. Para aprovechar este cálculo, los resultados deben ser medibles.
  • Eficiencia = (((resultado – coste) / tiempo invertido en horas) X 100) / ((resultado previsto – coste previsto) / tiempo previsto en horas)La idea aquí es saber cuánto nos ha costado en relación con los resultados obtenidos. Se tiene en cuenta el coste y también el tiempo. Siguiendo con el ejemplo: queríamos conseguir 2000€ en ventas. Hemos logrado 1600€. Pretendíamos lograrlo con 10 horas de trabajo, pero al final han sido 12 horas. El coste de las ventas que habíamos previsto era de 100€, y al final nos ha salido por 85€. Veamos cómo queda la fórmula: Eficiencia = (((1600 – 85) / 12) X 100) / ((2000 – 100) / 10) =  66,44. Una vez más, el resultado será un porcentaje.
  • Efectividad = (Eficacia + Eficiencia) / 2. Esta es sencilla: el promedio de las dos anteriores. Quedaría así: (80 + 66,44) / 2 = 73,22. Es decir, en una escala del 1 al 100, hemos sido 73,22% efectivos. Se puede mejorar. Incluso puede que el resultado supere el 100%. Eso sería fabuloso. Hemos sido tan efectivos que superamos todas las previsiones. Pero, un momento… ¿qué pasa con la EfectiVida? “¡¡¡Tatatachán!!!”
  • EfectiVida = (((Escala de felicidad X Tiempo que ha durado en horas X 10) / 168) + Efectividad) / 2. Vamos a desarrollarla. La escala de felicidad es lo felices que nos ha hecho el resultado representado con un número del 1 al 10. 10 sería super felices y 0 sería como si no hubiera pasado nada. Lo del tiempo que ha durado en horas está claro. Y la cifra de 168 corresponde a una semana. Dudo que un acontecimiento te haga tan feliz que te dure más de ese plazo. No me refiero a que cuando lo recuerdes te haga feliz, sino a que te pegues todo ese tiempo recordando el logro en cuestión. El resultado final de la fórmula será también un porcentaje. Aprovechando los datos anteriores, pongamos que te ha hecho más o menos feliz: un 5. Y que a los dos días, ya no te acuerdas. El resultado sería: (((5 X 48 X 10) / 168) + 73,22) / 2 = 43,75. Ahora ya está completa la fórmula EfectiVida. En el ejemplo que hemos usado, el nivel de efectivida ha sido del 43,75%. Parece que, al final, la cosa no era para tanto, ¿verdad?

¿Te ha gustado la fórmula de la efectividad? Vista rápido puede resultar un poco compleja, pero desde que lo hagas un par de veces, verás que es sencilla, y nos va a decir muchas cosas.

¿Y por qué efectividad y no productividad?

No me gusta mucho la palabra productividad. La asocio sin querer a producto, a producir. Y el enfoque de la producción moderna suele dejar a un lado las cosas más importantes de la vida.

Productividad, si pero efectividad, no se...

Definitivamente la foto no es bonita

Creo que efectividad y productividad no son la misma cosa. De hecho, el concepto que aquí usamos para ampliar la efectividad, la efectivida, no tiene por qué estar asociada a un producto. ¿Por qué?

La razón es simple: las cosas importantes no son tangibles. Piensa en sensaciones que te han hecho feliz, o en cualidades que te hacen ser mejor persona. Por otro lado, normalmente, las tareas del día a día no son reconfortadoras. Por eso, todos necesitamos ser efectivos, ya sea en nuestras obligaciones, o bien en nuestro tiempo libre, para así poder disfrutar de lo realmente importante.

Un ama de casa, o amo de casa, debe ser efectivo o efectiva para poder tener tiempo para estar con su familia, por ejemplo. Un empresario debería ser efectivo en su trabajo para poder tener tiempo libre y disfrutar de la vida, etc.

Para quién es EfectiVida (por qué todos necesitamos ser más efectivos)

Hay mucho contenido sobre efectividad, gestión del tiempo, productividad personal… etc, sin embargo, la mayoría está orientado al sector profesional. EfectiVida es ligeramente distinto. La mayoría de los contenidos los podrán disfrutar y aplicar todo tipo de personas, incluyendo gente normal, como tu y como yo.

Sé que es un reto llegar a personas con ciertos perfiles, pues no son precisamente consumidores de contenidos, pero lo vamos a intentar. Y la razón que me motiva es de peso: todos necesitamos más efectividad en nuestras vidas.

Las diferentes entradas no constituyen un curso, y tampoco tienen una temática orientada a un solo campo. Más bien, son pequeñas lecciones, que se pueden tomar juntas, o individualmente. Por supuesto, intentaré ser lo más práctico posible, evitando generalizar.

Por cierto, te animo encarecidamente a que te suscribas al blog. Recibirás un correo cuando se publique algo nuevo. Prometo no molestar más. En el pie de página, al final, tienes el formulario. 

*Habrás notado que no tengo “nicho de mercado”, ni “público objetivo”, ni tampoco te van a salir banners ofreciendo cosas… Para cualquier blogero que se precie, esto es una auténtica locura. A ver si elaboro algún artículo y lo explico un poco más.

¿De qué tratan los contenidos de EfectiVida?

En EfectiVida hablamos de todo aquello que se pueda mejorar con más efectividad. Por eso, el contenido es variado. Entre otras cosas, hablamos o hablaremos sobre tareas escolares; cantidad y calidad del sueño y fases REM; qué hacer al principio del día; qué es la resiliencia; ¿es bueno hacer dos cosas a la vez?; anotarlo todo (sistema GTD); organización del hogar, orden y limpieza estilo Marie Kondo; por qué no trabajar sentado; el nivel de atención baja a los cinco minutos, cuántas cosas necesitamos; vivir de vacaciones, qué es una cita y qué es una tarea (más del sistema GTD); regla de Pareto, el cuadrante importante-urgente, cómo hacer un presupuesto; alquiler o compra de casa; buscar trabajo; qué coche compro…

Espero que estos y otros muchos temas más abran el apetito voraz de las mentes curiosas.

Si quieres saber todo lo publicado hasta la fecha, puedes verlo de forma sencilla en la Hemeroteca.

Por cierto, habrás notado que los artículos tienen la categoría “Audioblog”. Eso es porque por cada artículo del blog, hay también un audio. No es simplemente el texto leído, sino una explicación. De hecho, hay cosas que explico en el audio que no están en el blog, y al contrario. Así que… ¡no te lo pierdas! Aquí te dejo un enlace directo al Podcast EfectiVida en iVoox.

¿Quién soy?

Jaír Amores. Autor de EfectiVida

Lo cierto es que NO me gusta hablar de mi, pero creo que es de justicia que, ya que voy a hablar bastante, y confío en que al menos alguien me escuchará, debo presentarme por educación. Me llamo Jaír Amores, y  a fecha de hoy, tengo 39 años (igual ahora, cuando estés leyendo esta entrada, ya tengo más años). Estoy  felizmente casado y soy padre de familia (con “mis” dos hijas y “mi” mujer). Lo de “mi” va entre comillas, porque no son mías, al revés… yo soy de ellas.

Nací en Madrid, España, y desde los 14 años vivo en Gran Canaria, una tierra preciosa con gente amable y cariñosa (ahí va la rima, jejeje).

¿Estudios?

En cuanto a mi profesión, estudié electrónica y electricidad, y desde muy pequeño, informática. No voy a engañar a nadie, estoy bastante desfasado en estos temas. Uno se pone a trabajar, y se adapta a las necesidades del empleo en cuestión. No fui a la universidad. Todavía recuerdo las reacciones de alguno de mis profesores cuando se enteró de mi decisión. ¡Uno de ellos hasta se ofreció a pagarme la matrícula! Pero la decisión no era económica, de hecho, para aquel entonces ya trabajaba por mi cuenta.

No me arrepiento de haber tomado esa decisión. Creo que los estudios superiores están sobrevalorados y que no siempre son efectivos. Y cuanto más tiempo pasa, más anticuados se vuelven los actuales métodos de enseñanza. Pero de esto, del coste de oportunidad, y todas esas cositas… ya hablaremos en profundidad más adelante.

Eso sí, desde muy chiquitito, me encantaba el tema de la efectividad. Disfrutaba haciéndome un horario, poniendo en marcha sistemas para automatizar las cosas. Y… esto que voy a decir no es tan positivo: me daba cuenta de muchas cosas que podrían hacerse mejor, bien con más eficiencia o eficacia. Me sigue pasando, por cierto. Aparte de la curiosidad innata por estos campos, he leído muchísimos libros de esta temática, he realizado cursos, y también me he formado gracias a excelentes podcasts, blogs, videos, y todo lo que ha caído en mis manos.

Como seguro podrán notar, tengo muchas inquietudes. Estudiar y aprender es en sí mismo, un deleite para mi. Y compartir lo que aprendo… ¡buff! Todavía mejor si cabe.

¿Y todo esto por qué?

Bueno, en principio, aclarar que no tengo objetivo comercial. Al contrario, mantener la página me cuesta dinero; que no se preocupe nadie, es una cantidad ridícula al año, lo que costaría una buena cena. No digo que quizá, en un futuro lejano, no le saque partido a esta locura mía, pero de momento, estoy contento con el trabajo que tengo.

La verdad es que EfectiVida es más bien un hobby. Pienso que es bueno compartir, mejor dar que recibir. Esta regla es la esencia de la efectividad. Además, el que más aprende soy yo. Sí, de hecho, para lanzar el primer capítulo, he aprendido muchísimo de cosas que no sabía, y para preparar el resto de contenidos, tengo que investigar, por mucho que conozca los temas. Y siendo francos… tengo pocos entretenimientos, no suelo ver la tv, ni dedico el tiempo a otras cosas que hace la mayoría de la gente, así que… la pregunta más bien es: ¿y por qué no?

En uno de las entradas de EfectiVida hablamos de que, para conseguir efectividad en el largo plazo, hay que hacer las cosas con una buena base, y del decálogo de principios. Por si te interesa, aquí te dejo el mío. Lo tengo como fondo de pantalla del ordenador, así no se me olvida.

Decálogo de principios

Espero que me haya presentado como es debido. Y que haya sido “efectivo”, jejeje. Si quieres saber más, en el primer capítulo puedes oír la presentación de EfectiVida, y el primer ejemplo de cómo ser más efectivo: un truco muy curioso de lectura rápida que todo el mundo puede probar.

Si tienes alguna sugerencia, comentario, duda o quieres que dedique algún capítulo a cierto tema, no dudes en enviarme un mensaje mediante el formulario de contacto. Con gusto te responderé lo antes posible.

*No se guarda tu IP (más información en página de políticas de privacidad)
[Total:14    Promedio:5/5]